Mis conocimientos los he obtenido a través de mi compromiso
mauritaniepetit.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 107

A menudo la gente piensa que he ido a la universidad, y solamente he ido al colegio y al instituto. Pero soy una mujer de terreno, de contacto directo, para hacer lo que hago, he obtenido mis conocimientos gracias a mi compromiso con estas niñas y niños y sus familias desde hace varios años. 

La mayoría de las niñas en mi país dejan los estudios demasiado pronto. Y luego, se convierten en madres. Y luego es difícil gestionar las cuentas, saber leer bien, etc. Hay que animarlas para que avancen en sus estudios, sensibilizándolas y también a sus familias sobre la importancia de la educación. Esa es la puerta de entrada para todo. Normalmente comienzo identificando los niños y niñas más alejados de la escuela, para intentar animarlos a que se formen. Porque si una persona no va a la escuela, no va a formarse y el día de mañana no podrá satisfacer sus necesidades. A las madres, de igual manera, las sensibilizo para que tengan un oficio. De ahí la creación para las mujeres de las Actividades generadoras de recursos (AGR). Son pequeñas acciones. Por ejemplo, si formo las mujeres en la costura o en las tinturas, buscando fondos para que se lancen, es con el objetivo de que puedan desarrollar una actividad ellas mismas para colmar las necesidades de sus hijos, pero también las propias. Como son analfabetas, cuando desarrollamos una actividad con ellas, buscamos necesariamente herramientas y temáticas de gestión simplificada, para que puedan darse cuenta de lo que compran con esa cantidad de dinero, de lo que han vendido a tal precio y de la determinada cantidad de dinero que van a ganar. A veces, te encuentras con alguien que te dice : « No puedo hacer nada, no sé cómo hacer ». Pero, si le escuchas y le orientas, es como si le dieras el poder de actuar.

También hice una formación en horticultura y compostaje. Cuando comencé en la horticultura, fue para luchar contra la desnutrición de los bebés. Todo empezó acompañando un niño con dificultades de crecimiento y que no ganaba peso. Durante el seguimiento en la consulta del médico, nos dimos cuenta que su nutrición solo estaba basada en arroz, único producto accesible para las familias pobres en Mauritania. Si comes sano, tendrás buena salud y tendrás la fuerza de trabajar y luchar contra la pobreza. Ahora bien, si estás enfermo, no podrás ir a trabajar y la pobreza será voraz.

Aquí, en la capital Nouakchott, es difícil encontrar terrenos libres para la agricultura. Pero intentamos animar a las familias a cultivar sus propias verduras utilizando macetas o acudiendo a los huertos colectivos compartidos. El compostaje es también una nueva perspectiva para ganar un poco de dinero. Eso hace un extra. Y son acciones muy simples que nos permiten luchar poco a poco contra la pobreza.

Aminetou Sidi, Asociación Salud Madre e Hijo,
y lucha contra la desnutrición, Mauritania