Mensaje por el Día Mundial para la Erradicación de la Extrema Pobreza
ayeaye.jpg

En 1987 se celebró por primera vez el Día de Rechazo a la Miseria y fue reconocido por la Naciones Unidas en 1992 como Día Mundial para la Erradicación de la Extrema Pobreza para favorecer el diálogo y la comprensión entre las personas que viven en situación de pobreza, sus comunidades y la sociedad en su conjunto. En su histórica Llamada a Actuar, el padre Joseph Wresinski, fundador del Movimiento ATD Cuarto Mundo y a la iniciativa de este Día Mundial, declaró que “Allí donde hay personas condenadas a vivir en la miseria, los derechos humanos son violados”. El problema de la pobreza no es solo una cuestión de ingresos suficientes para responder a las necesidades fundamentales, se trata también de poder vivir dignamente y disfrutar de los derechos y libertades fundamentales de todo ser humano. Esta visión se refleja en los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos, que buscan garantizar que las políticas públicas lleguen a las personas en situación de pobreza extrema, respetando y haciendo respetar sus derechos y que respondan a los problemas sociales y culturales importantes, y a los obstáculos económicos y estructurales que impiden gozar de los Derechos Humanos.

Teniendo en cuenta “la cascada de crisis más grande de nuestra vida” que describía recientemente el Secretario General de las Naciones Unidas en la 76ima sesión de la Asamblea General, esta visión fundadora del 17 de octubre es más urgente que nunca. Las personas que viven en situación de extrema pobreza son las más expuestas, las menos favorecidas y las que más sufren la cascada de crisis del último año que hemos vivido, especialmente la doble pena de la emergencia climática y la pandemia.

Con razón el tema elegido para la conmemoración de 2021 es: Construir un porvenir que ponga fin a la persistencia de la pobreza respetando a todas las personas y el planeta”.

A la hora de embarcarnos en la recuperación post-COVID y volver a dirigirnos hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible, muchos hablan de "reconstruir mejor", pero el claro mensaje que surge de la consulta realizada por el Foro por un mundo sin miseria y el Comité Internacional del 17 de octubre es que las personas que viven en situación de extrema pobreza no quieren volver al pasado ni regresar a lo que había antes. No quieren volver a las desventajas estructurales y a las desigualdades endémicas. Por el contrario, las personas que viven en situación de pobreza nos proponen avanzar.

Para avanzar debemos transformar nuestra relación con la naturaleza, desmantelar las estructuras de discriminación que penalizan a las personas que viven en condiciones de pobreza y basarse en los marcos morales y jurídicos de los Derechos Humanos, que sitúan la dignidad humana en el centro de las políticas y acciones. Para avanzar es necesario no sólo que nadie se quede atrás, sino que se anime y apoye activamente a las personas que viven en situación de pobreza para que estén en primera línea, para que participen de forma consciente y significativa en los procesos de toma de decisiones que afectan directamente a sus vidas. Para avanzar, debemos enriquecernos con la gran sabiduría, energía e ingenio que las personas que se encuentran en situación de pobreza pueden aportar a nuestras comunidades, nuestras sociedades y, en definitiva, a nuestro planeta.

El 17 de Octubre, las personas en situación de extrema pobreza romperán el silencio y denunciarán el dolor de la exclusión, de la discriminación, de la injusticia y de la violencia.

Tendremos la ocasión de honrar su valor y su resiliencia, y unir nuestras manos a las de los más vulnerables y los más abandonados para confirmar nuestro compromiso por poner fin a la persistencia de la pobreza respetando a todas las personas y el planeta. En esta “era de lo posible”, construir un mundo inclusivo y en paz es con certeza realizable.

¡Luchemos por eso!

Aye Aye Win Presidenta,

Comité Internacional 17 de Octubre

Palabra clave :