“Me gustaría que mi hija, cuando crezca, sea como ustedes: una persona activa, instruida...”
tunisie_2_0.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 105

En Túnez, tras la revolución de los Jazmines de 14 de enero de 2011, el Gobierno apoyó con fuerza la creación de asociaciones y el compromiso con personas vulnerables para mejorar sus condiciones de vida. Así, en agosto de 2011, con un grupo de jóvenes, ingenieros agrónomos, creamos en nuestra ciudad natal Ain Draham, la asociación « Sources et Horizons » [Fuentes y Horizontes], con una acción que busca mejorar las condiciones económicas y sociales de los habitantes.

Aïn Draham es una ciudad del noroeste de Túnez, de bellos paisajes. La región es rica en plantas medicinales y aromáticas… Pero sigue siendo una región pobre donde hay muchas dificultades como por ejemplo el acceso a la escuela.

La ciudad se encuentra en una región árida, rodeada de aldeas muy pobres y marginadas, con terrenos sin explotar por falta de medios, de formación y de seguimiento. Comenzamos por escuchar y comprender las necesidades de las familias. Tuvimos muchos encuentros: con los jefes de las aldeas, con las personas de la región que trabajan en el ámbito de la agricultura, de la salud y de la educación, y con los habitantes (mujeres, jóvenes, niños y niñas…).

En 2013, creamos un huerto con mujeres y jóvenes para aprender a cultivar diferentes variedades de hortalizas en sus huertos. Nos dimos cuenta también de la necesidad de mejorar las condiciones de aprendizaje de los niños y niñas. Así que elegimos rehabilitar una de un pueblo de la región, restaurando los muros y ventanas del patio de la escuela. Al mismo tiempo decidimos, con las familias de la escuela, comprar un pequeño terreno para el cultivo de plantas medicinales y aromáticas que hoy están desapareciendo de los bosques y de esta manera obtener unos pequeños ingresos, por un lado, para financiar los proyectos de la escuela y, por otro, para las familias interesadas.

También trabajamos en la construcción de un camino de acceso a una aldea aislada. Todos estos proyectos se llevan a cabo con la participación de los habitantes que obtienen a cambio una remuneración por su contribución. Recuerdo a un padre que al principio no quería participar. Pero insistiendo un poco cada mes pudimos ver su progresiva implicación y su cambio de actitud hacia el proyecto. Al final nos dijo: Me gustaría que mi hija, cuando crezca, sea como ustedes: una persona activa, instruida…”.

Asociación Sources et Horizons, Túnez

Palabra clave :