Cada actitud, cada gesto cuenta para el combate a la pobreza extrema y la exclusión. Hay varias formas de actuar, independientemente de nuestras capacidades y disponibilidad. Estos mensajes, estos testimonios son la expresión de estas experiencias. Siéntase libre de contribuir.

Los testimonios se publican bajo la responsabilidad del autor. Están sujetos a la validación, que se publicará sólo si cumplen con la forma y el fondo del espíritu de este día, tal como se define en la Carta Internacional del 17 de Octubre.

 

Testimonios
Perú

Aprender juntos es importante

He trabajado desde los 13 años, yo venía de Huancayo en mis vacaciones a trabajar aquí a Lima.

Trabajando con una familia en Miraflores, eran ingenieros, allí aprendí muchas cosas. Con el dinero que ganaba compraba mi ropa y mis útiles escolares, incluso algo para mis dos hermanos menores. Porque a mí me gusta compartir.

Mi madre quería algo mejor para sus hijos por eso ella nos apoyaba bastante. Estoy muy orgullosa de mi madre porque siempre nos animaba a estudiar y siempre estaba detrás de nosotros por si nos desanimábamos. Por eso ahora que soy madre estoy detrás de mis hijos para que estudien.

En mi asentamiento hago lo posible para que mis vecinos se sientan unidos, solo así podremos hacer cosas para el bien de todos, como por ejemplo tener un lugar para los niños donde puedan leer y puedan compartir, pasar momentos juntos.

Participo en actividades como el Respiro Familiar organizado por el Movimiento ATD Cuarto Mundo en mi zona, lo hago porque a mí me gusta mucho aprender y compartir. Los espacios como estos hay que guardarlos porque es un lugar en donde compartimos y hablamos, de nuestros hijos, de la vida, de la política, de la escuela, etc. y aprendo mucho de cosas que no sabía.

Aprender juntos es importante, nos une y si estamos unidos podremos hacer algo juntos.

Lourdes  R.

Lima- Perú

Segunda Noche Cultural
15/10/2015
Lourdes Romani
Guatemala

Espero a futuro buscar el cambio en la sociedad

Me llamo Jenifer Betzabé Orozco, tengo 21 años, soy guatemalteca, vivo en la Colonia La Arenera, zona 21 de la ciudad de Guatemala. Soy mamá de un niño de un año con 10 meses. Soy esposa y estudiante.

De niña siempre me preguntaban ¿qué quería ser de grande? Y mi respuesta era doctora. Cuando termino los básicos con la ayuda de mi mamá y de mis hermanos iba a seguir una carrera de diversificado y es allí cuando empiezo a buscar un instituto público que dé el bachillerato orientado hacia la medicina, pero me doy cuenta que en Guatemala no hay ningún instituto que dé esta carrera, sino solo colegios privados. Eso implicaba un gasto muy grande y una lucha muy fuerte de parte de mi familia para que yo pudiera seguir este bachillerato orientado hacia la medicina.

Entonces ingreso al colegio, termino los dos años del bachillerato y hago los exámenes para ingresar a la universidad pública de medicina, pero es allí cuando me doy cuenta lo difícil que es para los jóvenes y más para mi que soy una joven que ha vivido en pobreza, estudiar una carrera como medicina, que es tan cara, que pide tantos materiales, uniformes y otras cosas y además que no te permite tener un trabajo sino que es una carrera de todo el día.

Entonces decido estudiar trabajo social, una carrera humanística, social que me gustaba también mucho, pero hago los exámenes para ingresar a esta carrera y es allí donde veo a tantos jóvenes que luchan por el ingreso a la universidad pública, es una cosa muy difícil porque la universidad pide un nivel educativo alto y muchas veces los jóvenes en Guatemala no salimos preparados para esta educación, es allí cuando perdemos el entusiasmo de seguir en la universidad y decidimos ir a trabajar forzosamente a lugares que no se llevan con la carrera que hemos estudiado, es allí también cuando vemos la competencia que existe dentro de la universidad porque muchos jóvenes tenemos que tener un nivel muy fuerte para seguir, porque si no no podemos ingresar y no podemos estudiar. A veces es muy difícil e implica mucha responsabilidad para mi seguir estudiando.

Cuando me enfrento a muchos retos como el de quién puede cuidar a mi bebé mientras estoy en la universidad, o cuando veo a muchas personas que trabajan hasta muy tarde y llegan corriendo a la universidad, me siento afortunada porque tengo a mi mamá que cuida a mi bebé mientras estoy en la universidad en las noches.

Con mi carrera espero a futuro buscar el cambio en la sociedad guatemalteca a través de la erradicación de la pobreza extrema y exclusión y otras problemáticas que se enfrentan en mi país, a través del trabajo social como una herramienta.

Jenifer B. Orozco

Ciudad de Guatemala, GUATEMALA

Octubre 2015.

Acto del "Cambio de la Rosa" en el Palacio Nacional de Cultura
15/10/2015
Betzabé Orozco
Tailandia

Evocación: Placa conmemorativa de las víctimas de la miseria

Esta placa nuestras vidas que se funden y cristalizan en una joya

Consumidas de amor y de solidaridad, de armonía y de ayuda

Buscamos la acción basada en pensamientos positivos

Buscamos el valor para confrontarnos a la verdad y la justicia

Buscamos una vía contra la injusticia, por la compasión

Buscamos la esencia verdadera, alimentada por las enseñanzas del Maestro

Para que los padres y madres tengan los recursos y el tiempo necesario para cuidar de sus hijos

Para que nuestras jóvenes generaciones disfruten de un futuro de relaciones calurosas

Para que sean libres de elegir una profesión que lleve la felicidad a su familia

Y puedan acceder a un trabajo que garantice la integridad y la dignidad de su vida

Esta placa invita la esperanza, lejos de las sombras de la miseria sin corazón

Esta placa hace surgir destellos de gloria y de honradez

Esta placa enciende una fuerza de compromiso por la liberación de los miserables

Esta placa nos insta a hacernos plenamente responsables de nuestras propias vidas, familias y sociedades

Esta placa exige valor para la supervivencia de la comunidad y de la tierra

Acaso hemos olvidado que el dinero no es lo más importante en la vida

Acaso hemos olvidado que  la democracia no tiene el poder de vulnerar los derechos de los demás

Acaso hemos olvidado que  la ley es garante del orden social

Acaso hemos olvidado que todas las personas tienen derecho a vivir en paz, con salud y seguridad

El egoísmo hace que olvidemos el futuro de nuestros hijos e hijas, de nuestro pueblo y de nuestra tierra

El egoísmo hace que olvidemos el futuro de la humanidad y de su entorno

El egoísmo hace que olvidemos nuestra vida actual y su futuro

Pero en esta noble placa están selladas nuestras vidas, fundidas y mezcladas las unas con las otras para siempre

Aporn Poompanna

Bangkok, 2014

13/10/2015
Aporn Poompann
Guatemala

Mensaje de la embajadora de la paz

Doña Tona cambio la Rosa de la Paz, en el palacio nacional de la cultura, el 17 de Octubre 2014

Muy buenos días  a todos los que hoy están presentes en este lugar.

Es un gusto estar hoy aquí y realizar este cambio  de la Rosa de la Paz, en nombre de todos los miembros del Movimiento Cuarto Mundo Guatemala.

Me llamo María Antonia Velásquez Delgado. Soy madre de cuatro hijos: dos varones y dos mujeres. También tengo un nieto de cinco años, de mi hija mayor.

Durante 20 años aproximadamente viví en La Línea,  cerca del mercado  La Terminal.  Ese fue el lugar donde crecí. Todos esos años los pasé alumbrándome con candelas, pues no había luz, tampoco agua.

Vivo en la Colonia La Arenera, zona 21. Para tener el terreno que hoy tengo, hemos sufrido mucho. Muchas veces salí a hacer trámites sin comer todo el día. Pero valió la pena. En este lugar mis hijos pueden disfrutar de un techo, de algunas seguridades. Allí vivimos tranquilos.

Para poder sobrevivir lavo ropa ajena, hago limpieza en casas y vendo ropa usada en la entrada de mi casa. Muchas veces, la ropa que vendo me la dan fiado. Al final de la semana pago lo que me han dado. Lo poco que me queda es mi ganancia. Para mi es importante ganarme el dinero dignamente, con mi trabajo. Para vender también hay que saber comprar. Si uno compra caro, no va a tener mucha ganancia. A mi hija pequeña siempre le digo que aunque ella estudie, debe aprender a vender para poder sacar su dinero. Hay que proteger a los hijos, pero también hay que enseñarles a defenderse en la vida, no siempre es fácil conseguir un trabajo, aunque tengan estudios.

Yo no sé leer ni escribir, pero me esfuerzo para  que mis hijos vayan a la escuela. No basta solo inscribirlos, hay que estar al tanto de ellos.  Es importante que entren, que se queden y que ganen el grado. Hoy mi hijo Edgar, estudia un bachillerato en Diseño Gráfico. Mis otros hijos también estudian. No quiero que ellos sufran lo que yo sufrí. Quiero que tengan un trabajo digno, que no estén atenidos  a la gente.

Conozco a mucha gente que día a día mira cómo sale adelante con su familia. La gente tiene muchas ideas para vender. Mi vecina tenía un puesto en Ciudad Real, allí vendía sandía y trastos, luchaba para salir adelante. Por todos los lugares la gente está ganándose la vida.

 A veces escucho a algunos que critican a las personas porque no trabajan, pero hasta para salir a vender hay que tener dinero para comprar, para invertir. Se pueden tener ganas, pero si no hay dinero, de nada sirve.

En la vida, el dinero es importante, pero muchas veces el apoyo que necesitamos es que nos escuchen, que platiquen con nosotros.

Leído por Edgar, su hijo

Hoy yo quiero hablar un poco a cerca de mi madre.

Desde muy pequeño me enseñó que todo hay que aprenderlo a hacer bien.

Siempre estaba allí apoyándonos, nos decía que lucháramos por lo que queríamos y que no esperáramos que las cosas vinieran de la nada. Ha sido algo bueno, porque nosotros no esperamos que las cosas vengan sino que luchamos por tenerlas. 

Como todas las madres lo ha dado todo por nosotros. Se ha sacrificado para que tengamos lo mejor y hasta ha recibido humillaciones por eso.

Nos ha enseñado también que los problemas no se arreglan a golpes. Que hablando se arreglan las cosas. Intenta que no  peleemos, que estemos felices.

En una oportunidad defendió a una vecina, que por vivir en extrema pobreza, estaba siendo humillada por otra que tenía un nivel más alto. Ella dijo: no hay por qué juzgarla, porque cada uno vive su vida como puede.

Así como ella hay muchas personas que luchan por el cambio de una comunidad, pero también de su país.

Muchas gracias.

Cambio de la Rosa de la Paz
08/11/2014
Doña Tona, Guatemala Ciudad
Guatemala

"Más que oportunidades, queremos derechos" 3

Mi nombre es Victor L. Tengo 52 Años, no tengo trabajo hace más o menos 2 años.

Hoy quiero compartir con ustedes mi testimonio y el de mis hijos. Yo tengo cuatro hijos, todos jóvenes, y veo lo difícil que es la situación para ellos, porque no hay trabajo; a veces no les dan trabajo porque piden muchos requisitos y porque dicen que vienen de zonas peligrosas, eso es una discriminación. Si los jóvenes no estudian, ni trabajan, a la fuerza se vuelven delincuentes por necesidad, o se involucran en las drogas para escapar de su realidad donde hay mucha injusticia.

Yo les digo eso por propia experiencia, yo estuve involucrado en las drogas para escapar de mi realidad y si no fuera por Dios y personas que me apoyaron para salir de eso, como estaría ahora, quizá muerto.

Cuando murió mi esposa estuve a punto de abandonar a mis hijos, pero no lo hice. Tuve la oportunidad de mandarlos a trabajar, pero no lo hice para que ellos pudieran estudiar. Yo soy madre y padre para mis hijos y estoy agradecido por ellos; pero espero que tengan un futuro mejor. Lamentablemente uno de ellos está en la cárcel, no porque no haya sabido aconsejarle o corregirle, si no por la situación de no tener una experiencia en sus estudios y no le daban trabajo por vivir en zona roja, él no tenía oportunidad.

Ahora para cualquier trabajo te piden tener los básicos, cada vez es más exigente, sin embargo pagan un sueldo mucho menor que la canasta básica, así como se podría salir adelante?. Así la sociedad nos empuja a quedarnos en la extrema pobreza y para mí, eso es una INJUSTICIA SOCIAL. Si la sociedad se pusiera la mano en la conciencia y reconociera todo el daño que está haciendo a otros con la discriminación, explotando, aprovechándose; las cosas cambiarían y también las cosas cambiarían si se harían respetar las leyes; porque todos tenemos derecho a estudiar, a tener un trabajo digno y recibir un salario justo, pero eso no se cumple.

Muchas veces los empresarios ofrecen un trabajo pero con un salario indigno y le dicen a uno “si quiere bueno sino pues que le vaya bien”. Luego viene una persona y acepta ese sueldo indigno porque está en peores condiciones. Algunos empleadores lo explotan a uno.

Lo que yo pido al gobierno de Guatemala es que por favor puedan crear más fuentes de trabajo y que todos nos den el valor que nos corresponde como seres humanos, como hermanos que somos; porque para acabar con la pobreza extrema tiene que ser una lucha generalizada. Esa sociedad que hace injusticia que empiece a hacer justicia. Muchas gracias que Dios los bendiga.

El Cambio de la Rosa de la Paz.
29/10/2013
Don Victor