Cada actitud, cada gesto cuenta para el combate a la pobreza extrema y la exclusión. Hay varias formas de actuar, independientemente de nuestras capacidades y disponibilidad. Estos mensajes, estos testimonios son la expresión de estas experiencias. Siéntase libre de contribuir.

Los testimonios se publican bajo la responsabilidad del autor. Están sujetos a la validación, que se publicará sólo si cumplen con la forma y el fondo del espíritu de este día, tal como se define en la Carta Internacional del 17 de Octubre.

 

Testimonios
International

Mensaje del Comite Internacional del 17 de octubre

                        Mensaje por el Día Mundial para la erradicación de la extrema pobreza                                                               17 octobre 2013

El tema de la conmemoración de este año - "Juntos por un mundo sin discriminación, a partir de la experiencia y conocimiento de las personas en situación de extrema pobreza" – invita a unirse para poner fin a las divisiones que dentro de nuestras sociedades se crean y perpetúan la discriminación, en particular aquella dirigida contra las personas y grupos que viven en la pobreza.

Invita a tomar conciencia de la discriminación activa y pasiva a la que los ciudadanos son cotidianamente confrontados a causa de su pobreza, su exclusión de los ámbitos político, económico, social y cultural de la sociedad y de la imposibilidad de hacer oír su voz, de participar en la creación, implementación y evaluación de políticas y programas que les afectan directa o indirectamente.

La discriminación contra las personas que viven en la pobreza, aumenta la intensidad de esta. Y cuando esta discriminación es sistemática y omnipresente, se estigmatiza, oprime y excluye a las personas pobres que se vuelven invisibles, que no se escucha y que son privados de derechos.

A menudo, las personas que viven en la pobreza son presentadas como irresponsables, no educadas, perezosas, sin méritos o que representan una amenaza para el orden o la seguridad pública. Tal caracterización no sólo es falsa, sino que estigmatiza y fomenta conductas discriminatorias. Aumenta la brecha social, fomenta el miedo y la desconfianza entre los pobres y el resto de la sociedad.

Para las personas que viven en la pobreza, los derechos humanos, su dignidad, su derecho a participar, su seguridad personal, el respeto al que tienen derecho, así como el reconocimiento de sus esfuerzos y sus contribuciones a la sociedad que son tan importantes como la satisfacción de sus necesidades básicas tales como la salud, el agua, el saneamiento, la vivienda, la educación y la formación. Como señalo con razón el padre Joseph Wresinski: « cada hombre lleva consigo, la suerte de la humanidad ».

Es arrogante y erróneo pensar que las personas privadas de bienes materiales, de posición social y de poder político carecen también de conocimiento o de comprensión de los problemas sociales que podrían ser útiles a los demás o a la sociedad. De hecho, nuestros esfuerzos para erradicar la pobreza a menudo pasan por alto o ignoran la experiencia y el conocimiento único que las personas que viven en condiciones extremas de pobreza han acumulado, en algunos casos durante generaciones. Por lo tanto, es importante que escuchemos las experiencias y pensamientos de todos, especialmente de quienes viven en extrema pobreza, de tal manera que las políticas y programas destinados a erradicar la pobreza no sean inadecuados a las necesidades, realidades y expectativas de la población que se supone deben ayudar.

Mientras que la ONU prepara su programa de desarrollo global para después de 2015, es imprescindible dar a las personas que viven en la pobreza un espacio suficiente y la consideración necesaria dentro de este proceso para permitirles enriquecerlo con sus conocimientos actuales sobre la pobreza, la discriminación y las violaciones de los derechos humanos.

Esto significa algo más que simplemente darles la oportunidad de dar testimonio de sus experiencias. Se debe imponer la creación de condiciones gracias a las que ellas puedan y se vean alentadas a contribuir con sus reflexiones, individuales y colectivas, sus análisis a través de su participación plena y activa al conjunto del proceso de elaboración de políticas y programas destinados a erradicar la pobreza.

Debemos romper el silencio de la extrema pobreza. Uniendo nuestros esfuerzos después de 2015 para erradicar la pobreza con la participación de los más pobres, para que juntos podamos lograr un mundo sostenible donde cada uno viva con dignidad y en paz con los demás.

Donald Lee, Presidente Comite Internacional del 17 de octubre

16/10/2013
Donald Lee
International

Mientras subsistan tam añas desigualdades no habrá paz duradera ni desarrollo sostenible que puedan advenir .

 

Mensaje de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova,

con ocasión del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza 17 de octubre de

2013

La erradicación de la pobreza debe constituir la prioridad absoluta de toda política de desarrollo. La pobreza extrema es un freno al pleno ejercicio de los derechos humanos, un obstáculo al desarrollo y una amenaza para la paz.

Varios millones de personas siguen sucumbiendo al hambre. Entre 2011 y 2013 aún padecían hambre crónica 842 millones.

¿Cómo concebir, en tales circunstancias, la consecución de una paz duradera y un desarrollo sostenible?

Se trata de una afrenta a la sociedad, a la idea misma de la dignidad humana, de una realidad que nos interpela y debe despertarnos colectivamente. Es posible dar un vuelco a la situación: existen soluciones, y la primera de ellas es la educación, que abre el camino a la inserción social, las competencias y el empleo.

La educación es la principal herramienta para erigir sociedades igualitarias, en especial para la mujer. La educación permite adquirir autonomía y mejorar desde el rendimiento de las cosechas hasta la salud, pasando por la vida de los niños. Más allá de los indicadores económicos, más allá de los recursos materiales y de umbrales definidos en «dólares por día», la pobreza tiene que ver con la inclusión social, con la posibilidad de que cada cual tome plenamente las riendas de su vida y le confiera sentido.

En el futuro, para avanzar en el combate contra la pobreza harán falta soluciones innovadoras, que permitan atacar de frente los aspectos económicos, sociales y éticos de la cuestión. De unos años a esta parte, las instancias que participan en esta lucha vienen prestan do especial atención al papel de la cultura y las actividades culturales.

Los resultados obtenidos con los proyectos de «Cultura y desarrollo» liderados por la UNESCO evidencian las posibilidades que ofrecen las industrias creativas, la artesanía y el sector cultural para crear empleo y crear las condiciones necesarias para el diálogo social, la inclusión y la autoestima.

El patrimonio cultural y la creatividad pertenecen a los pueblos y constituyen el sustra to a partir del cual impulsar un desarrollo plenamente controlado.

Es imperativo que en la nueva agenda para el desarrollo después de 2015 se  reconozca plenamente este potencial que encierra la cultura.

No se trata de reducir la pobreza. El objetivo no es este, sino el de erradicarla, el de llegar al nivel cero, y es un objetivo que está al alcance de la mano. La pobreza está reculando a una velocidad sin precedentes . En 1990, un 43% de la población

mundial vivía en la extrema pobreza, con menos de 1,25 dólares estadounidenses al día. Hoy ese porcentaje es de apenas un 21%. Pero sigue siendo demasiado.

La humanidad no podrá imaginar futuro alguno mientras millones de personas

sigan atrapadas en la lucha por la supervivencia diaria.

Mientras subsistan tamañas desigualdades no habrá paz duradera ni desarrollo sostenible que puedan advenir. Hoy, habitada pues un sentimiento de urgencia y

por la certeza de que podemos conseguirlo, exhorto al conjunto de gobiernos, entidades de la sociedad civil e instancias públicas y privadas a crear más riquezas y a compartir mejor la riqueza existente por el bien común de la humanidad.

UNESCO 7, Place de Fontenoy 75007 Paris France

Website: www.unesco.org/new/en/ unesco/about-us/who-we-are/director-general/

14/10/2013
Irina Bokova
International

Mensaje del Comité Internacional 17 de Octubre

Acabar con la violencia de la extrema pobreza; apoyarse en las capacidades de todos para construir la paz.

El Comité Internacional 17 de octubre se felicita de la elección del lema de la Jornada Mundial de rechazo de la miseria del presente año que pone en evidencia la urgencia de acabar con la violencia de la extrema pobreza para promover la paz en cada una de nuestras sociedades.

La extrema pobreza destroza la vida y el espíritu de los seres humanos. Más niños, jóvenes o adultos han perdido sus vidas por culpa de la miseria y del hambre que como consecuencia de los conflictos armados que la humanidad ha conocido jamás.

Cada día a lo largo de sus vidas, muchas personas que viven la pobreza extrema se ven confrontadas y amenazadas por la falta de comida, la falta de vivienda o por no tener acceso a los servicios de base. La mayor parte de las veces viven en ambientes precarios, degradados y sin seguridad. Y cuando tienen la suerte de encontrar un empleo, tienen que soportar muchas horas al día realizando trabajos mal pagados, precarios, muchas veces en condiciones laborales peligrosas.

Todo este cúmulo de sufrimientos, humillaciones y privaciones cotidianas y la exclusión social que implacablemente genera, provocan y perpetúan la violencia contra las personas que viven en la miseria. Esta situación insostenible supone una escandalosa violación de los Derechos Humanos.

A pesar de esto, y con demasiada frecuencia, estas víctimas silenciosas son injustamente descritas como agentes de violencia, y añadirán que son una amenaza para el orden y la estabilidad social.

Frente a una discriminación y una violencia endémica y omnipresente ejercidas contra las personas que viven la extrema pobreza; ¿Cómo podemos construir una sociedad justa, ecuánime y pacífica?. ¿Por dónde comenzar?.

El primer paso es reconocer que la miseria es, en efecto, violencia.

Este reconocimiento proporciona valor, refuerza el coraje de las personas y comunidades confrontadas a la pobreza.

Proporciona información y suscita la toma de conciencia en el seno de las sociedades, sobre la violencia implacable de la miseria y refuerza la solidaridad con las personas que la viven; en su combate diario contra las privaciones, la discriminación, la injusticia social y la pérdida de dignidad.

Dicho reconocimiento crea los fundamentos sobre los que construir un camino hacia la paz y la armonía social.

La paz duradera emerge cuando las sociedades garantizan, protegen y respetan la dignidad y los derechos fundamentales de todos sus ciudadanos. La paz prospera y florece cuando una sociedad aprende a escuchar la voz de cada persona. Solamente creando vínculos de cooperación mutua con las personas que viven la extrema pobreza podemos aprender, a partir de su valor, su visión, experiencia y conocimiento, cómo alcanzar un mundo de paz para todos.

Hace 25 años se celebraba por primera vez la Jornada Mundial de Rechazo de la Miseria (declarado por las Naciones Unidas como la jornada internacional para la eliminación de la pobreza). Esta conmemoración anual promueve activamente el diálogo y la comprensión entre personas que viven la pobreza, sus comunidades, y la sociedad en su conjunto.

Esta jornada ayuda a generar espacios públicos y un foro extraordinario en el que tomar acta de los esfuerzos permanentes de las personas que viven la extrema pobreza. Ofrece la posibilidad de la expresión en público, “tomar la palabra”, de ser escuchado y de compartir preocupaciones y el punto de vista propio. Significa reconocer públicamente que las personas viviendo en la pobreza son y siempre han sido, las primeras en luchar encarnizadamente contra la miseria.

En último término, la transformación social necesaria para una sociedad de paz podrá solamente llevarse a cabo a partir de la contribución activa e igual de cada persona.

Hoy, el Comité Internacional del 17 de octubre, manifestamos nuestra solidaridad con las personas que viven la extrema pobreza y renovamos nuestro compromiso solemne con la erradicación de la miseria y por la creación de un mundo de paz y de justicia.

Donald Lee ,

Presidente del Comité Internacional 17 de Octubre

15/10/2012
Comité international 17 octobre
Colombia

caminos de suenyos, de alegrias para Colombia

Quiero empezar saludando a todas y todos los sonyadores por un mundo con justicia social, en este camino empezamos o empiezo mejor construyendo un camino en companyia de amigas y amigos de ATD cuarto mundo en Colombia, porque Colombia, primero ya que vivio desde hace 20 anyos en Alemania llevo en mi corazon y pensamiento a mi querida Colombia sufrida pero alegre.

La miseria, la pobreza es parte de la vida cotidiana desde decadas, por todas partes se kucha contr la pobreza, contra la injusticia social, contra la exclusion.

Desde que me acerce a ATD cuarto mundo dese hace 3 anyos, he visto en su filosofia la importancia de acompanyarnos desde lo que somos y seremos.

Otra parte de estar cerca de ATD cuarto mundo es la importancia del arte y la cultura como referente contra la inclusion de todas y todos, y como artista( soy pintor.artista plastico) y siempre me ha acompanyado  como pate de mi vida y del trabajo con los demas.

Me alegra emezar este recorrido y seguir este recorrido con ATD cuarto mundo.

cordialmente

Alberto Jerez

www.alverto.de

14/09/2012
Jose Alberto Jerez
International

Secretario General -- Mensaje con ocasión del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

11-54388 (S)    U N I T E D   N A T I O N S                N A T I O N S   U N I E S

17 de octubre de 2011      Durante décadas, las Naciones Unidas han trabajado para librar a las personas de la pobreza.  Hemos hecho grandes progresos, pero hoy esos logros están en peligro.  Demasiadas personas viven con miedo:  Miedo de perder sus empleos;  Miedo de no ser capaces de alimentar a sus familias;  Miedo de quedar atrapadas para siempre en la pobreza, privadas del derecho humano a vivir con salud y dignidad y esperanza en el futuro.  Podemos hacer frente a las dificultades que afrontamos: la crisis económica, el cambio climático, el aumento de los costos de alimentación y energía, los efectos de los desastres naturales.  Podemos superarlas situando a las personas en el centro de nuestra actuación.  Con demasiada frecuencia compruebo, en los debates sobre nuestro futuro, la ausencia de tres grupos: los pobres ... los jóvenes ... y el planeta.

 Mientras trabajamos para evitar una crisis financiera mundial, debemos trabajar también para evitar una crisis mundial de desarrollo.  No podemos, en nombre de la austeridad fiscal, recortar inversiones de sentido común en las personas.  Se puede detener la malaria. Se puede lograr que el SIDA retroceda. Se puede salvar a millones de madres de morir durante el parto. Se puede generar empleo y crecimiento mediante inversiones ecológicas.  No es una situación teórica: está ocurriendo.  No es el momento de dar marcha atrás.  Es el momento de avanzar con más empeño para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.  Es el momento de prepararse para sacar el máximo provecho a Río+20, la importantísima conferencia sobre desarrollo sostenible del próximo año.  Juntos, escuchemos a las personas y luchemos por sus esperanzas y aspiraciones.

 Así es como construiremos un mundo sin pobreza.

27/10/2011
Mr Ban Ki-Moon, Secretario General