Cada actitud, cada gesto cuenta para el combate a la pobreza extrema y la exclusión. Hay varias formas de actuar, independientemente de nuestras capacidades y disponibilidad. Estos mensajes, estos testimonios son la expresión de estas experiencias. Siéntase libre de contribuir.

Los testimonios se publican bajo la responsabilidad del autor. Están sujetos a la validación, que se publicará sólo si cumplen con la forma y el fondo del espíritu de este día, tal como se define en la Carta Internacional del 17 de Octubre.

 

Testimonios
Bolivia

Para construir un futuro sostenible y con igualdad...

17 de octubre de 2015 - TESTIMONIO DE TRES MADRES DE FAMILIA- EL ALTO- Bolivia

Para construir un futuro sostenible y con igualdad, como dice el tema de este año para el 17 de octubre, hay que hablar de la salud, de la educación, del trabajo, de la economía, del medio ambiente...

Primer testimonio

Desde los 8 años, tuve que trabajar. Hice diferentes trabajos en muchos lugares. Era explotada. No recibía nada de dinero. En algunos trabajos me trataban de india, me pegaban. Pero tenía que seguir porque no encontraba otro trabajo. Solo una vez un jefe me apoyó.

En algunos años, yo buscaba en la basura cosas que la gente botaba, los limpiaba y los arreglaba, luego los vendía. Hacía reciclaje. Ahora me doy cuenta que estaba cuidando el medio ambiente.

Me casé muy joven, tuvimos 9 hijos, 3 murieron cuando eran bebes. La vida siguió muy dura. Trabajé siempre, siempre para mis hijos, para comprar un poco de comida. No podía atenderles bien porque tenía que salir a trabajar muy temprano. Yo no tuve la oportunidad de estudiar, solo estudié un año. No quiero que mis hijos sufran como yo.

Reflexiones de las 3 mamás:

Nuestros hijos nos dan fuerzas y nos empujan. Queremos que tengan una vida mejor, que no sufran, que estudien y que obtengan una profesión para vivir estables. No queremos que estén obligados a salir a otro país para encontrar un trabajo.

No somos las únicas que luchan. Conocemos a muchas familias que hoy luchan a diario para tener una vida mejor.

Vivir en la extrema pobreza no es solo la falta de dinero. Hay familias aquí que no tienen electricidad, alcantarillados, los servicios básicos...Nadie les pide su reflexión, no les escuchan en la escuela, en el hospital. Hay discriminación.

La gente que trabaja desde pequeño no puede cuidar su salud y cuando son mayores se enferman.

La solidaridad es muy importante. No es solo dar un poco de dinero. A veces compartimos también nuestras papas o plátanos con otros que no tienen nada que dar a sus hijos.

Apoyamos moralmente escuchando al otro, dando consejos contando nuestra experiencia de vida, tratando de levantar y animarle a la persona.

Queremos más solidaridad entre todos.

05/11/2015
Madres de Familia, El Alto - Bolivia
Guatemala

Poema, "Educación, ¿quién educa a quién?"

 

Educación, ¿quién educa a quién?

Lo comparo con un enigma.

Una preocupación.

El arte de mil colores que difunde su sabiduría, su inteligencia.

Se ve con dolor el sufrimiento de los padres,

marginados, luchando para que sus hijos tengan un título,

para tener un nombre en la sociedad

y no ser marginados y excluidos.

Niños y niñas, jóvenes,

que quieren un futuro mejor,

miran la triste pobreza, de maestros sin vocación,

sin amor y ternura para su formación,

piden y piden sin conocer.

Cada fin de año, la escuela se queda triste

porque ya no pueden seguir.

En silencio, se retiran y nadie sabrá de sus anhelos.

Sus sueños y metas, tirados a la basura.

Declamación de poesía
22/10/2015
Raquel Juárez
International

Testimonios presentados en las Naciones Unidas

En la conmemoración del Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza, 17 de Octubre, en las Naciones Unidas, Karina, Betza de Guatemala y Eden de Filipinas compartieron su lucha para que la educación sea accesible a todos. Lo hicieron a través de vídeos.

Aquí puede descubriri sus testimonios en vídeo.

Karina Hombrados, vive en Escuintla, Guatemala, vendedora ambulante, participa en las bibliotecas de calle y lucha como miembro de ATD Cuarto Mundo para que todos los niños y niñas tengan acceso a la educación”.

Estudiante de 21 años,Betza Orozco, vive en un barrio popular de Guatemala Ciudad. Nos cuenta la dificultad de poder continuar los estudios cuando vives en situación de pobreza”

Eden Mañalac vive en un cementerio en el Norte de Manila, Filipinas. Junto a los vecinos de us comunidad y el apoyo de otros amigos que viven en otros barrios, lucha por que la educación sea un derecho real para todos”.

Declamación de poesía
22/10/2015
Eden, Karina, Betza
Guatemala

Espero a futuro buscar el cambio en la sociedad

Me llamo Jenifer Betzabé Orozco, tengo 21 años, soy guatemalteca, vivo en la Colonia La Arenera, zona 21 de la ciudad de Guatemala. Soy mamá de un niño de un año con 10 meses. Soy esposa y estudiante.

De niña siempre me preguntaban ¿qué quería ser de grande? Y mi respuesta era doctora. Cuando termino los básicos con la ayuda de mi mamá y de mis hermanos iba a seguir una carrera de diversificado y es allí cuando empiezo a buscar un instituto público que dé el bachillerato orientado hacia la medicina, pero me doy cuenta que en Guatemala no hay ningún instituto que dé esta carrera, sino solo colegios privados. Eso implicaba un gasto muy grande y una lucha muy fuerte de parte de mi familia para que yo pudiera seguir este bachillerato orientado hacia la medicina.

Entonces ingreso al colegio, termino los dos años del bachillerato y hago los exámenes para ingresar a la universidad pública de medicina, pero es allí cuando me doy cuenta lo difícil que es para los jóvenes y más para mi que soy una joven que ha vivido en pobreza, estudiar una carrera como medicina, que es tan cara, que pide tantos materiales, uniformes y otras cosas y además que no te permite tener un trabajo sino que es una carrera de todo el día.

Entonces decido estudiar trabajo social, una carrera humanística, social que me gustaba también mucho, pero hago los exámenes para ingresar a esta carrera y es allí donde veo a tantos jóvenes que luchan por el ingreso a la universidad pública, es una cosa muy difícil porque la universidad pide un nivel educativo alto y muchas veces los jóvenes en Guatemala no salimos preparados para esta educación, es allí cuando perdemos el entusiasmo de seguir en la universidad y decidimos ir a trabajar forzosamente a lugares que no se llevan con la carrera que hemos estudiado, es allí también cuando vemos la competencia que existe dentro de la universidad porque muchos jóvenes tenemos que tener un nivel muy fuerte para seguir, porque si no no podemos ingresar y no podemos estudiar. A veces es muy difícil e implica mucha responsabilidad para mi seguir estudiando.

Cuando me enfrento a muchos retos como el de quién puede cuidar a mi bebé mientras estoy en la universidad, o cuando veo a muchas personas que trabajan hasta muy tarde y llegan corriendo a la universidad, me siento afortunada porque tengo a mi mamá que cuida a mi bebé mientras estoy en la universidad en las noches.

Con mi carrera espero a futuro buscar el cambio en la sociedad guatemalteca a través de la erradicación de la pobreza extrema y exclusión y otras problemáticas que se enfrentan en mi país, a través del trabajo social como una herramienta.

Jenifer B. Orozco

Ciudad de Guatemala, GUATEMALA

Octubre 2015.

Acto del "Cambio de la Rosa" en el Palacio Nacional de Cultura
15/10/2015
Betzabé Orozco
Perú

Aprender juntos es importante

He trabajado desde los 13 años, yo venía de Huancayo en mis vacaciones a trabajar aquí a Lima.

Trabajando con una familia en Miraflores, eran ingenieros, allí aprendí muchas cosas. Con el dinero que ganaba compraba mi ropa y mis útiles escolares, incluso algo para mis dos hermanos menores. Porque a mí me gusta compartir.

Mi madre quería algo mejor para sus hijos por eso ella nos apoyaba bastante. Estoy muy orgullosa de mi madre porque siempre nos animaba a estudiar y siempre estaba detrás de nosotros por si nos desanimábamos. Por eso ahora que soy madre estoy detrás de mis hijos para que estudien.

En mi asentamiento hago lo posible para que mis vecinos se sientan unidos, solo así podremos hacer cosas para el bien de todos, como por ejemplo tener un lugar para los niños donde puedan leer y puedan compartir, pasar momentos juntos.

Participo en actividades como el Respiro Familiar organizado por el Movimiento ATD Cuarto Mundo en mi zona, lo hago porque a mí me gusta mucho aprender y compartir. Los espacios como estos hay que guardarlos porque es un lugar en donde compartimos y hablamos, de nuestros hijos, de la vida, de la política, de la escuela, etc. y aprendo mucho de cosas que no sabía.

Aprender juntos es importante, nos une y si estamos unidos podremos hacer algo juntos.

Lourdes  R.

Lima- Perú

Segunda Noche Cultural
15/10/2015
Lourdes Romani