“NOSOTROS CUIDAMOS DE NUESTROS HIJOS”

Para
el 17 de octubre de 2019, el grupo Tapori hizo un despliegue de comunicaciones en prensa,
radio, con pancartas y panfletos y se consiguió llegar al Pleno del Ayuntamiento. Entonces
llegó el COVID y todo se paró. Todo menos la solidaridad entre vecinos y con otros que antes
no conocían. Tampoco se pararon las ganas de trabajar y salir adelante a pesar de lo difícil de
la situación, las ganas de mejorar el barrio y el deseo de trabajar para el futuro

En una de las sesiones Tapori, en la que que intervinieron algunos abuelos y abuelas,
reflexionamos sobre la falta de vegetación, de zonas verdes, del calor que hace en el barrio,
algunos grados más que en el resto de la ciudad debido a la falta de sombras. Y las abuelas
insistieron en hablar a los niños de la importancia de cuidar de la naturaleza. Entonces
empezaron a hacer propuestas de cosas que se podían mejorar.

para el 17 de octubre de 2020, las abuelas dijeron que sería bueno plantar árboles en
las plazoletas, donde tuvieron que echar cemento hace años para evitar los encharcamientos
de aguas fecales procedentes de las averías de sus bloques.
“Sembrar árboles siempre es bueno, todos queremos árboles aquí desde hace tiempo”. “Y esos árboles van a dar
sombra a los niños –dijeron- cuando se reúnan en la calle para leer”. “Nosotros cuidamos de
nuestros hijos y de nuestros nietos”.

Alguien del barrio se enteró de que, en Sevilla, una asociación puede pedir árboles al
Ayuntamiento. Entonces, las madres de la Asociación Tres Mil Ideas, no dudaron un momento
en ofrecer la asociación ya que, además, les pareció una gran oportunidad para hablar a sus
hijos del valor del trabajo y el esfuerzo y el respeto a la naturaleza.

El día que llegaron los árboles, las familias consiguieron las herramientas. Se las prestaron las
maestras del cole. Cuando llegamos algunos de los aliados para apoyar a estas familias, vimos
con alegría que ya habían tomado la responsabilidad de organizarlo todo. Quedaba solamente
un árbol por plantar porque había una gran raíz difícil de quitar. Los niños estaban
entusiasmados y sus padres muy orgullosos de que sus hijos viesen el trabajo que habían
realizado y lo que habían conseguido.

Después lo celebramos con una biblioteca de calle y fuimos a ver una actuación de circo cerca
de sus casas. Sus papás y mamás han solicitado al Ayuntamiento ocho árboles más para seguir
repoblando las plazoletas. Nos recuerdan así el valor de las zonas verdes en la ciudad, en las
zonas más olvidadas.
Ahora las familias están deseosas de recibir noticias de otros lugares , de saber cómo se ha
vivido el 17 de octubre y aprender de los combates de los demás.