Una sociedad desarrollada basada en la paz, la justicia y la igualdad
ruwon_nepal

Rural Women's Network Nepal (RUWON Nepal) es una ONG que trabaja activamente con las mujeres, los niños y los jóvenes por sus derechos y la justicia social en Nepal. Apoya especialmente a las mujeres de las comunidades excluidas y marginalizadas en las regiones desfavorecidas.

Aunque RUWON es una organización reciente, ya ha desarrollado algunos proyectos en diferentes partes del país. Trabaja principalmente en el valle de Katmandú y en el distrito de Sindhuli, en la parte oriental de Nepal.

Uno de sus proyectos es la escuela para la alfabetización de las mujeres. Ellas participan cada semana, en una escuela secundaria local de la región, en diversos cursos como los de nepalés, inglés, matemáticas y danza.

Dhruba, que enseña en la escuela de alfabetización, es también uno de los fundadores de RUWON. Hubiera podido ser un profesor brillante, pero ha preferido más bien consagrarse a la educación de las mujeres nepalesas. Su decisión está relacionada con la influencia de su madre. Dhruba declara: «Nunca hubiera podido realizar mis estudios y mi carrera sin su apoyo.»

Su madre, una campesina, sólo es capaz de escribir su nombre. Ha estimulado a su hijo, desde el comienzo de sus estudios, para que enseñe a las mujeres a leer y escribir.

Después de obtener una maestría en educación, Dhruba fundó, para esas mujeres, una escuela especializada en la formación personal y las técnicas de animación. Aunque su padre nunca lo animó a enseñar gratuitamente a las mujeres en el pueblo, su madre le inculcó la convicción de que «la educación aporta cambios.» Aparte la ayuda financiera, esta mujer sin instrucción ha contribuido, a su manera, a la carrera de su hijo.


Dhruba se comprometió a promover entre las madres nepalesas la educación y la idea de que « ésta mejora sus vidas». Considerando su papel esencial en el crecimiento de sus niños, cree que las madres son sus mejores profesoras.

Una madre con anchura de miras puede aportar la esperanza a toda una nueva generación de niños nepaleses.

Dhruba G., RUWON Nepal