Una biblioteca a lomo de burro
colombie.png

En un ritual que se repite casi todos los fines de semana desde hace diez años, Luis Soriano reune a sus dos burros delante de su casa (en Colombia). Coloca en sus lomos unas mochilas que llevan escrito en azul "Biblioburro" y las llena con una selección muy variada de libros que lleva a los habitantes de pequeños pueblos alejados. "Comencé con 70 libros y ahora ya tengo más de 4800", dice el señor Soriano, maestro de prima- ria de 36 años de edad, que vive en una pequeña casa con su familia y una gran cantidad de libros apilados hasta el techo. "Todo empezó por necesidad, después se convirtió en una obligación, y después en una costumbre", explica. "Ahora es toda una institución: un hombre y dos burros". Es una institución que él creó, convencido de que llevando libros a personas que no tienen, de una u otra manera puede ayudar a mejorar esas regiones desfavorecidas, y tal vez hasta al país, Colombia.

Extractos de un artículo de Simon Romero publicado el19/10/08 en el The New York Times.

Carta 73 - 2010