Un huerto solidario hecho con niños
dessin_maroc.png

El orfanato “Dar al Atfal” (casa hogar) de Sidi Bernoussi, en Casablanca, recibe alrededor de trescientos niños de seis a ocho años. En su mayoría son niños abandonados, huérfanos (de padre, madre o ambos), que pertenecen a familias de escasos recursos o desintegradas.

Esos niños necesitaban actividades que enriquezcan su vida cotidiana y les hagan descubrir nuevas perspectivas a través de la práctica de una actividad extraescolar de tipo manual, lúdica y pedagógica.

“Desde 2011 me he interesado de muy cerca en la agroecología y la per- macultura ( filosofía de trabajar con, y no en contra de la naturaleza). Con- vencida de que la agroecología es una respuesta a los retos sociales y me- dioambientales, yo quería desarrollar ese campo en Marruecos. Así fue como, en el marco de mi compro- miso como voluntaria en el orfanato, quise realizar con los niños una experien- cia de “huerto ecológico”. Para dar inicio a la actividad y ver cómo reaccionaban los niños, empezamos con una pequeña parcela. Resultado: !a los niños les encantó!

Los sábados por la tarde se realizaron talleres. Al inicio del proyecto, un animador experto en la materia vino para sensibilizar a los niños y presentarles los principios de la agroecología. Comenzamos con la plantación de los granos en macetas y las semillas de manera directa de verduras y flores según la estación. Luego le dimos mantenimiento regular al huerto con la ayuda del grupo de niños respon- sables. Finalmente llegó el tiempo de la cosecha de manera regular.
Gracias al apoyo de los voluntarios, el orfanato de Sidi    Bernoussi    pudo comprar algunas herra- mientas de jardinería, el humus biológico, las primeras plantas, semillas y pagar el sueldo del animador.

El proyecto tuvo un fuerte impacto social y medio- ambiental. Las verduras y las flores cosechadas les dieron a los niños un fuerte sentimiento de confianza y orgullo. Ellos integraron poco a la importancia de respetar el medio poco ambiente y crearon un vínculo con la tierra.
 

Marine P, orfanato « Dar al Atfal », Marruecos