Un centro para los jóvenes
photo-mati.jpg

MATI es una ONG que trabaja desde 1997 en el norte de Bangladesh. Su finalidad es reunir toda su fuerza humana, su energía y su amor en torno a la lucha universal contra la pobreza y lograr una vida en la que todos los seres humanos sean reconocidos en su dignidad. A continuación las noticias sobre la apertura de su Centro Juvenil.

El centro comienza en nuestra propia puerta. Desde hace tiempo, MATI se preocupa por lograr que las personas que viven en Sankipara (unos 30 000 habitantes) participen en su trabajo. En medio de los edificios donde viven ricos, viven muchos pobres en chabolas de bambú y techos de calamina (laminas) que se expande cada vez más.

No hay muchas posibilidades de formación para los jóve- nes que viven en condiciones de pobreza, ya que son pocos los que han terminado los estudios. Quienes desean seguir una formación profesional práctica, por lo general trabajan para el dueño de una tienda y durante el primer periodo no reciben pago alguno. Debido a su falta de es- tudios y a los obstáculos burocráticos ligados a la corrup- ción generalizada, los pobres tienen muchas dificultades para acceder tanto a los servicios sociales como a los del Estado, por lo que tienen pocas posibilidades de salir de la pobreza. A los jóvenes no les queda más opción que tra- bajar como campesinos, como conductores de bicitaxi o como porteadores. En lo que respecta a las jóvenes que no quieren ir a trabajar a las grandes fábricas textiles de la capital, la única opción que tienen es trabajar como empleadas domésticas o realizar pequeños trabajos en casa.

En Sankipara son muchos los jóvenes desocupados que deambulan por las calles sin proyecto alguno. Desde 2008, MATI les ha propuesto actividades y ha logrado su participación. En diferentes grupos de debate, fueron expresando las ideas que tenían para el centro: que tuviera una biblioteca, que pudieran aprender a utilizar una computadora, poder leer periódicos y jugar a juegos de mesa, organizar eventos recreativos, puesto que no cuentan con ninguna otra propuesta. Estas ideas son también interesantes para las chicas, que podrían ir a un centro sin que sus padres se preocupen por su seguridad.

Este proyecto se realizó en abril de 2014, con apoyo de una organización de desarrollo con sede en Alemania, especializada en vivienda social. Queremos que sea un lugar de encuentro y aprendizaje para jóvenes de diferentes religiones que buscan forjarse un futuro.

La educación debe responder a necesidades específicas, a adquirir “conocimientos que los preparen para la vida”, ayudar en el aprendizaje de un oficio y en la búsqueda de empleo. Debe abordar temas importantes tales como:“¿Qué puedo hacer de diferente? ¿Dónde dar lo mejor de mi? ¿Qué significa asumir responsabilidades? ¿Cómo manejar la decepción o la frustración?” Y otros temas importantes como los derechos de las mujeres, el cambio climático, la protección del medio ambiente...

Andrea R., MATI, Bangladesh

Palabra clave :