" Permanecer juntos para construir el futuro"
afrika2.jpg

La asociación Tushirikiane Afrika se apoya en el compromiso de refugiados “voluntarios” que, sin recibir una remuneración, asumen responsabilidades atendiendo a los que siguen llegando por centenares a la capital de Kenia. Algunos de ellos huyeron de su país hace ya más de 15 años y ahora reciben constantemente a nuevos exiliados que llegan de los países de los Grandes Lagos: Ruanda, RD del Congo, Burundi...

A pesar de haber vivido a veces años errando y enfrentando una vida todavía muy precaria, los voluntarios reafirman incesantemente su apoyo a los más vulnerables entre los vulnerables. Efectivamente, ¡cuánto coraje se necesita para vivir en una zona insalubre como la que habita el señor P. en un cuarto húmedo y sin luz, como un sótano, con dos hermanos más jóvenes, una prima adolescente y una sobrina, tan bonita en su uniforme de la escuela!

A. una de las voluntarias, da confianza: “Yo era como ustedes. Todos pasamos por eso. Ya verán que las cosas van a mejorar. Están vivos, eso es lo que les da fuerza”.

Tushirikiane Afrika también cuida mucho el acompañamiento de los jóvenes, que en su mayoría están en Nairobi sin su familia, desarraigados, reducidos a la clandestinidad cuando el Alto Comisionado para los refugiados rechaza su solicitud, devueltos regularmente a su condición de extranjeros sin derechos. Uno de ellos habla de sus esfuerzos para hacerse un camino en el mundo: “Se puede decir que he hecho diez cosas y que nunca encontré nada. Pero yo podría decir que hice diez cosas y que cada vez encontré lo que no era”. La fuerza para volver a levantarse la encuentra también en el apoyo que quiere ofrecer a otros más desheredados que él. “El futuro del mundo está en nuestras manos, en «tus» manos y en «las mías»”.

Otro cuenta: (...) Soy congolés porque allá nací. Pero toda mi vida he vivido en otros países. He pasado por muchas pruebas, pero estoy vivo. Toda mi vida ha sido solamente sobrevivir, sin padres (...). Me hablaron de un orfanato donde la vida de los niños es muy difícil, yo quise estar con esos niños. Hasta mis amigos me criticaron: “¡no te dan dinero!” Pero yo me siento bien con ellos, mi felicidad es que mi vida está con esos niños. Aun sin dinero, puedes apoyar a tu manera. Siempre me pregunto: ¿soy bueno en lo que hago?”.

Los voluntarios de Tushirikiane Afrika recorren día a día los caminos de la paz entre personas cuyas comunidades y país ses a veces se han confrontado terriblemente entre sí. Ellos se niegan a encerrarse en el pasado: “¿qué nos importa que seamos de tal religión o de tal etnia o nacionalidad, congolés, burundés o ruandés? Ahora todos somos exiliados y debemos apoyarnos unos a otros para construir el futuro”.
 

TUSHIRIKIANE AFRIKA, KENIA

Palabra clave :