Nota explicativa del tema internacional para el 17 de octubre de 2016
capture_decran_2016-10-05_a_15.56.50.png

De la humillación y la exclusión a la participación:
Poner fin a la pobreza en todas sus formas”

El Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas de "Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo" reconoce explícitamente que la pobreza no es el resultado de la carencia de un único factor, sino la ausencia acumulada de numerosos factores interdependientes que afectan a la vida de las personas. Esto significa que debemos superar una definición de la pobreza considerada únicamente como la falta de ingresos o de lo estrictamente necesario para garantizar el bienestar material - como el alimento, la vivienda, la tierra y otros - con objeto de comprender plenamente la pobreza en sus múltiples dimensiones.

El tema de este año, elegido tras consultar con personas y organizaciones de la sociedad civil y con organizaciones no gubernamentales comprometidas, subraya hasta qué punto es importante reconocer y tomar en cuenta la humillación y la exclusión que soportan muchas personas que viven en la pobreza.

La humillación es omnipresente para las personas sin techo y para quienes viven en la pobreza; es, en esencia, una experiencia interpersonal negativa. Mientras que la vergüenza es el resultado de un juicio personal sobre su fracaso, la humillación pertenece al ámbito de la convicción del individuo de que no merece el trato que recibe. La humillación está vinculada al "sentimiento" o a la condición que daña su dignidad o su orgullo o ser la persona más débil o menos importante en una relación desigual de poder. Cuando las personas que viven en situación de pobreza se sienten tratadas de forma despectiva o humillante, lo que se traduce por sentimientos de pérdida de la propia autoestima, del propio valor o por una pérdida de dignidad.

A menudo los episodios o las experiencias de humillación incluyen actos tanto verbales como físicos. Con frecuencia, la "mirada" que se dirige a las personas que viven en situación de pobreza son percibidas por ellas como juicios y generan sentimientos de humillación. Estas personas también están expuestas al ridículo. Se sienten humilladas cuando se encuentran en situación de tener que "mendigar" ayuda o cuando tienen que soportar un comportamiento grosero, humillante, condescendiente o un juicio por parte de los organismos encargados de ayudarles.

La humillación puede conducir a la carencia absoluta porque a menudo las personas que la viven se avergüenzan de aparecer en público y, por tanto, están excluidas socialmente y no pueden participar en la vida de la comunidad. Tal aislamiento y exclusión social pueden conducir a otras privaciones y a limitar el resto de libertades. Por ejemplo, el aislamiento puede excluir a una persona de acceder a posibilidades de empleo, lo que a su vez puede conducir a la imposibilidad de comprar alimentos. Cuando las personas que viven en la pobreza se sienten discriminadas o temen que el mismo sistema de salud las trate de forma irrespetuosa pueden llegar a evitar buscar el tratamiento médico que necesitan, lo que conduce a privaciones en materia de salud.

"Lo peor, cuando se vive en la extrema pobreza, es el desprecio, se nos trata como si no valiéramos nada, se nos mira con miedo y asco y se nos trata como enemigos. Nosotras, nosotros y nuestros hijos e hijas lo vivimos cada día, nos hiere, nos humilla y hace que vivamos con miedo y vergüenza." Edilberta Béja, activista, Perú.

Cuando las personas hablan de su experiencia de vida, revelan importantes aspectos psicológicos de la pobreza. Las personas que viven en situación de pobreza son perfectamente

conscientes de su falta de voz, de poder y de independencia, lo que les somete a explotación, a discriminación y a exclusión social. Su pobreza les hace vulnerables a la indignidad, a la grosería, a la humillación y al trato inhumano por parte de las personas que trabajan en las instituciones y en las organizaciones a las que piden ayuda. Las personas que viven en la pobreza sufren, así, por el dolor que provoca su incapacidad de participar plenamente de la vida comunitaria y que conduce a una ruptura de las relaciones sociales.

Por tanto, para comprender bien la pobreza en todas sus dimensiones, quienes toman las decisiones políticas deben poner el acento en los aspectos no materiales fundamentales de la pobreza - como la vergüenza, la humillación y la exclusión social-, aspectos que afectan a la vida de las personas y a su dignidad como seres humanos. Es necesario disponer de mejores datos, inclusive de mejores indicadores de la pobreza, ya que poder medir y entender la pobreza de forma multidimensional enriquece nuestra comprensión y permite que desarrollemos estrategias y políticas más flexibles y más eficaces para superar la pobreza en todas sus formas.

La participación efectiva y significativa no solo es el derecho de cada individuo y de cada grupo a participar en los asuntos públicos, sino que favorece igualmente la inclusión social y permite comprobar que las políticas de lucha contra la pobreza son, en todos los aspectos, duraderas y respetan las necesidades reales y la dignidad humana de las personas que viven en situación de pobreza.

El 17 de Octubre de cada año nos reunimos para demostrar los fuertes vínculos de solidaridad entre las personas que viven en la pobreza y personas de todos los horizontes vitales. Nos congregamos también para (re)afirmar nuestra voluntad de trabajar juntos para superar la pobreza extrema y el incumplimiento de los Derechos Humanos a través de nuestro compromiso y de nuestras acciones individuales y colectivas. Un importante compromiso consiste en honrar la dignidad humana de las personas que viven a la pobreza y luchar para poner fin a la discriminación, a la humillación y a la exclusión social de la que son objeto.

Celebrado desde 1987 como el Día Mundial para la Erradicación de la Extrema Pobreza y reconocido por las Naciones Unidas en 1992i, el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza promueve el diálogo y la comprensión entre las personas que viven en situación de pobreza y sus comunidades, así como con la sociedad en general. "Constituye una oportunidad para reconocer los esfuerzos y la lucha de las personas que viven en la pobreza y para que estas hagan oír sus preocupaciones, así como para reconocer que los pobres se encuentran en la vanguardia de la lucha contra la pobreza." (Naciones Unidas, Informe del Secretario General, A/61/308, párr. 58).

1 https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N93/191/49/IMG/N9319149.pdf?OpenElement

Comité Internacional 17 de Octubre
12, rue Pasteur F-95480 Pierrelaye (Francia)
http://mundosinmiseria.org
comite [dot] international [at] oct17 [dot] org

Se puede consultar más información sobre los actos conmemorativos organizados el 17 de Octubre en Nueva York y en todo el mundo, sobre los sitios de UNDESA y mundosinmiseria.org

Nota: Las ideas expresadas en este documento no representan necesariamente la de las Naciones Unidas ni las de sus Estados miembros.