No dejar a nadie de lado
image_mati.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 85

Las familias duramente golpeadas por el tifón Haiyan, que buscan con angustia a sus seres queridos y se ayudan mutuamente para no sucumbir, nos recuerdan a todos esos seres que ven sus vidas deshechas y hacen frente a la adversidad con valentía. Hace poco en la región parisina me encontré con algunas familias que viven en la angustia de tener que abandonar el barrio donde encontraron refugio, algunas de ellas tras años de andancia. Sus antiguas viviendas deben ser demolidas, pero no han recibido ninguna propuesta de sustitución sostenible. Como son pobres, la ciudad lo que quiere es deshacerse de ellas, pero ¿a dónde ir?, para no dar pie a la desesperación algunas se organizan, se movilizan y tratan de no abandonar a quienes terminan por perder las esperanzas ante tantas dificultades.

La violencia de la miseria es intolerable, como también lo es la forma como son ignoradas, negándose también su inteligencia, su experiencia y el coraje de quienes resisten a diario. Sus conocimientos y experiencia pueden orientar el mundo de forma pertinente y radical, hacia un vivir juntos que respete la dignidad de todos.

“Mi vida es muy difícil es verdad, pero me preocupo por quienes no se ven, quienes ni siquiera aparecen en las estadísticas de la pobreza, es hacia ellos que debemos dirigirnos en primer lugar”. Estas son las palabras de un padre de familia de Bolivia, en el marco de la evaluación del impacto de los Objetivos del Milenio para el Desarrollo, lanzado por el Movimiento ATD Cuarto Mundo, con la participación de más de 2000 personas de 12 países.
A pesar de la inseguridad que reina en Bangui y que agrava la situación, los jóvenes que conocemos siguen acercándose a los niños de los barrios más desfavorecidos, llevándoles libros para que su inteligencia no se pierda y se desarrolle. Es así como podemos palpar la profundidad y la calidad de su compromiso humano, indispensables para construir realmente nuestras sociedades con la participación de todos. En Suiza, una señora que hace frente a humillaciones y falta de recursos, confiesa temer que la lucha por erradicar la pobreza en nombre del progreso, se convierta en una lucha contra los más pobres.

Las personas que enfrentan la pobreza extrema y que participaron en los trabajos de evaluación, ya sean del Norte o del Sur, están de acuerdo con las recomendaciones del secretario general de las Naciones Unidas, al afirmar en su informe: "Una vida digna para todos" que los objetivos que se fija la comunidad internacional para después del 2015 tendrán por objeto ¡no dejar a nadie de lado! Dichos objetivos no se lograrán si no se tiene en cuenta, desde el principio, que quienes tienen la experiencia de vivir situación de gran pobreza deberían ser los principales asociados.

Isabelle Perrin, Delegada General
Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo
 

Livre: 
Palabra clave :