Mejorar la situación de las mujeres del campo
tunisie.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 89

La asociación “Victoria para la mujer del campo” trabaja con mujeres campesinas en Túnez. Hayat, que forma parte de esta asociación, nos comparte un testimonio recogido en el marco del proyecto que investiga sobre la situación de esas mujeres. Se trata de la vida de una de ellas, que vive en una región montañosa y  alejada, donde las historias de vida son difíciles.

“Durante esta investigación nos recibió una mujer de edad avanzada, marcada por los años, huellas que revelan la dureza de su vida, pero con una sonrisa que demuestra su valor”, nos dice Hayat. Esta mujer cuenta: “Perdí a mi esposo muy pronto y me quedé con ocho hijos. Tuve que enfrentar la responsabilidad de cubrir yo sola todas sus necesidades de educación, de salud… Por eso, todos los días a las cuatro de la mañana me iba a la montaña con otras mujeres de mi pueblo, a cosechar esparto. El viaje duraba una hora y media y nuestro único alimento era un pedazo de pan y un poco de aceite de oliva. Cuando el sol estaba en lo más alto emprendíamos el viaje de regreso para ir a vender la cosecha en el mercado, a cambio de unos cuantos dinares. Cuando llegábamos a la casa todavía nos esperaba el trabajo doméstico, ocuparnos de nuestros hijos, de los animales...”.

La vida de estas mujeres es un combate diario,entre la voluntad de ganarse la vida y la de criar a sus hijos. Actualmente esta mujer está sola y envejecida; sus hijos se fueron en busca de sustento para vivir. La única de sus hijas que se quedó con ella nunca fue a la escuela y su esposo tuvo que dejar el pueblo para ir a la ciudad a buscar trabajo.

La historia se repite con su hija, que tiene que salir de su casa al amanecer para ir a trabajar como obrera al campo, a cambio de un salario de miseria. Esto obligó a la anciana a cuidar a sus nietos, que todavía no han cumplido cinco años.

Esta investigación es una primera etapa para comprender las necesidades de estas mujeres y evaluar sus habilidades. Desde hace varios años trabajan en tierras de las regiones vecinas, muchas veces en condiciones difíciles, adquiriedo conocimientos y mucha experiencia. Varias de ellas quisieran trabajar en su pueblo, en actividades como la ganadería, la agricultura, la artesanía o el comercio, para que así la historia no se repita de generación en generación.

HAYAT, TÚNEZ

Palabra clave :