Las dimensiones ocultas de la pobreza
diagramme_esp_site.png
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 104

“Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo”, es el primer Objetivo del Programa de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para el 20301. Para alcanzarlo es necesario tomar en cuenta otras dimensiones, diferentes de la monetaria, en la reflexión sobre la pobreza.

La investigación internacional participativa titulada “las dimensiones ocultas de la pobreza” fue realizada por ATD Cuarto Mundo en colaboración con la Universidad de Oxford en seis países:  Bangladesh, Bolivia, Tanzania, Estados Unidos, Francia y Reino Unido. Durante tres años, cientos de personas en situación de pobreza, profesionales y académicos trabajaron juntos. Identificaron 9 dimensiones clave de la pobreza comunes a los países del sur y del norte. Además de las dimensiones, identificaron "factores modificadores" que pueden intensificar o atenuar la pobreza.

1Los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados por los Estados Miembros en 2015 son un llamado universal para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para 2030.

9 dimensiones: 3 conocidas y 6 nuevas

Además de las 3 dimensiones más conocidas que son la falta de trabajo decente, los ingresos insuficientes e inseguros y las privaciones materiales y sociales, 6 habían estado ocultas hasta ahora o raramente tomadas en cuenta: 

- 3 dimensiones relacionales que explican la manera en la que las personas que no están en situación de pobreza afectan la vida de aquellas que sí lo están: el maltrato social, el maltrato institucional y las contribuciones no reconocidas.

- 3 dimensiones que revelan claramente aspectos demasiado a menudo ignorados de la experiencia de la pobreza: el sufrimiento “en cuerpo, mente y corazón”, la lucha y la resistencia y el desempoderamiento.

El sufrimiento “en cuerpo, mente y corazón”, la lucha y la resistencia y el desempoderamiento son la experiencia central de la pobreza

Las personas que viven en situación de pobreza sufren en cuerpo, mente y corazón. Las dificultades y las privaciones acortan la vida, llevan a la depresión, a la desesperación, a veces al suicidio. Minan la capacidad de supervivencia del día a día. Los padres sufren por sus hijos, los hijos sufren por sus padres, los dos sufrimientos se refuerzan mutuamente.

«Cuando el Estado retira la custodia de un menor a causa de la pobreza, se reconoce la acción, pero no se reconoce el sufrimiento, ni lo que las personas hacen para superarlo.» Reino Unido

«No puedes dormir, estás pensando: ¿qué puedo hacer? ¿Cómo voy a alimentar a mis hijos? Te sientes muy mal, te duele aquí dentro.» Bolivia

En la vida cotidiana, la pobreza se siente como una ausencia de control ante elecciones difíciles de la vida, cuando no puedes elegir por ti mismo y otros lo hacen por ti. Hay un proceso de "desempoderamiento", dependencia y pérdida de autonomía en el centro de la experiencia de la pobreza.

«Los pobres no tienen ningún poder en la sociedad. No pueden alzar la voz porque saben que nadie les escucha. Los ricos controlan todo.» Bangladesh

Hay que reconocer la lucha y la resistencia de los que viven en situación de pobreza. No son personas pasivas, luchan activamente para superar las dificultades de la vida, y en efecto necesitan una gran creatividad para sacar el máximo de los pocos recursos de los que disponen. Actúan juntas para hacer frente a los retos y a los obstáculos.

« (...) cuando pienso en mis hijos recupero fuerzas y energías para encontrar algo de comida para ellos. Espero poder escapar de esta pobreza cuando crezcan.» Tanzania

La dinámica relacional: maltrato social, institucional y contribuciones no reconocidas

La pobreza se arraiga y es moldeada por las relaciones cotidianas entre las personas, los grupos sociales y las instituciones de todo tipo. Las personas a las que hacemos sentir culpables, a las que hacemos sentir vergüenza por su pobreza, sufren maltrato social. Las personas que son tratadas como cifras por las instituciones son víctimas de maltrato institucional.

«Una anciana que vive en situación de pobreza explicó cómo en su barrio se la excluye de prácticamente todos los eventos comunitarios, como bodas, ceremonias, etc. Como sus vecinos saben que no puede participar económicamente, no la invitan.»  Tanzania

«Las personas ya no se atreven a ir al ayuntamiento de lo mal que les han recibido. Ya no quieren volver más allí para trámites administrativos.» Francia

Las personas en situación de pobreza contribuyen a la sociedad. Pero generalmente sus contribuciones no son reconocidas.
«Tenemos muchas habilidades para ganar dinero, sabemos tejer, sabemos hacer tantas cosas, como reciclar, pero nadie valora estas habilidades. Nadie realmente dice: “se están esforzando”. Todo eso se invisibiliza» Bolivia

Los siguientes «factores modificadores» intensifican o atenúan la pobreza

Identidad: las personas en situación de pobreza sufren discriminación por culpa de estereotipos, prejuicios e ignorancia. Al igual que otros grupos, son tratadas negativamente según su género, pertenencia étnica, apariencia física, orientación sexual o estatuto de emigrante o inmigrante.
Tiempo y duración: Cuando la situación de pobreza se vive durante un periodo largo y según la etapa de la vida, conlleva una acumulación de presiones y exigencias que tienen graves repercusiones en todas las dimensiones.
Lugar: El hecho de vivir en zonas desfavorecidas, tanto rurales como urbanas, tiene un impacto en la vida de las personas en situación de pobreza.
Medio ambiente: Las políticas medioambientales se elaboran a menudo sin tener en cuenta el impacto que provocan en la vida de las personas en situación de pobreza.
Creencias culturales: Influyen en la manera en la que se define y comprende la pobreza, y pueden dar forma a una manera de tratar a las personas por culpa de su situación.

La pobreza en la infancia

Los grupos de Bangladesh y de Tanzania llevaron a cabo investigaciones exploratorias para averiguar si la pobreza es experimentada y definida de manera diferente por los niños y niñas. La mayoría de las dimensiones de la pobreza identificadas durante la infancia son las mismas que fueron definidas por los adultos. Los niños y niñas en situación de pobreza sufren también por sus padres, lo que significa que soportan una carga doble. Aman a sus padres y ven como les cuesta afrontar la situación, la lucha que tienen que llevar para cubrir las necesidades de la familia, y se sienten impotentes. Con gran valor, muchos niños y niñas encuentran la manera de apoyar a sus padres, y eso aporta fuerzas a la familia.

«Mi padre tiene un trabajo muy duro”, explica un niño, “no tiene a nadie que le ayude. A mí me gustaría ayudarle, pero él no quiere porque es un trabajo muy difícil y me podría hacer daño.»

Al oír hablar de esta investigación, una corresponsal del Foro comparte las palabras de un niño:

«Cuando me expreso me siento vivo, me siento una gran persona…»