La valentía de una comunidad
amazonie_b_1.png
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 98

Este equipo itinerante recorre en canoa la región amazónica para llegar hasta las personas más marginadas y los pueblos indígenas.

Después de 18 horas de remontar en canoa el río Tahuamanu, vimos el pueblo de Nova Oceanía. El ayudante del jefe del pueblo vino a  recibirnos y a ayudarnos a trasportar nuestros enseres. Olvidamos el cansancio gracias a este recibimiento y fuimos a visitar la escuela, donde todas las personas se pusieron a contarnos la vida y la historia
del pueblo. Antes vivían en Oceanía, de donde se marcharon expulsados por los ricos terratenientes.

Una de las cosas que contaron nos rompió el corazón. Nos dijeron: «En el 2014, aprovechando un día que todos habíamos ido a una fiesta, el patrón de una explotación maderera mandó quemar nuestras casas. Cuando regresamos, no quedaba nada».

Ellos han reconstruido sus viviendas, han comenzado a cultivar la tierra y han logrado que les reconozca como campesinas y campesinos.

Ahora luchan para conseguir su reconocimiento como comunidad indígena. Ya cuentan con una escuela primaria, la que quieren ampliar y permitir que el profesor pueda ir completar su formación como docente. También quieren construir una iglesia y ya han levantado una cruz en el terreno que han elegido para ello.

Para  estas personas, nuestra visita fue un gesto de ánimo para seguir  luchando.

Nos hemos comprometido a apoyarles y a ayudarles en el proceso que han iniciado para solicitar una protección oficial de las regiones donde viven sus hermanos de los «pueblos no contactados» (se denominan así porque nunca han establecido contacto con nuestra ‘civilización’). Aunque ya han sufrido heridas por sus flechas y aunque le teman, los habitantes de Nova Oceanía intentan luchar contra las explotaciones madereras que quieren acaparar sus tierras y hacerles desaparecer.

Damos testimonio de la valentía de esta comunidad que intenta superar tantas dificultades: ¡Estas personas siguen en pie y logran encontrar fuerzas para intentar ayudar a los pueblos «no contactados»! Nos han hablado de otras siete comunidades de una zona muy aislada para que podamos visitarles. Están dispuestos a ponernos en contacto con alguien que nos podría conducir hasta ellos.

¡Más viajes en perspectiva!

EQUIPO ITINERANTE,
ALTO RÍO TAHUAMANU, BRASIL

Palabra clave :