La miseria no es una fatalidad, pero luchar contra ella es un trabajo a largo plazo
guatemala_dessin.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 99

¿Cómo hacemos para movilizar a las poblaciones? Nuestro enfoque consiste en romper las barreras que existen entre las poblaciones rurales y nosotros (ciudad), todos tenemos los mismos derechos y además compartimos su preocupación y es juntos que podremos vencer la miseria. Hassimi S., SEEPAT, Burkina Faso.
 

En 2017, pensé mucho en el Padre Joseph. En como su experiencia de la pobreza se ha convertido en su fuente de fuerza para combatir la pobreza en el mundo. Su tenacidad, audacia sostiene mi propio compromiso. Salome Sr. Kenya
 

«Gracias por las informaciones que me transmitieron en el transcurso de los años. Las desigualdades persisten y a todos los niveles, pero mientras exista la utopía y la esperanza, habrá la audacia de generar acciones meritorias. » Ana B., Portugal
 

¿Con qué iniciar el 2018 para cambiar la mirada del resto de la sociedad hacia los más pobres? ¿Qué tema tratar para llevar al mundo a respetar la dignidad humana? Estaremos obligados a reflexionar mucho y a nutrirnos de la realidad para convencer, que son estas las realidades alarmantes que vivimos cotidianamente al lado de las familias más desfavorecidas. Sin amor este combate será imposible. Denise N., República Democrática del Congo
 

Permitamos a los niños que están aislados, desfavorecidos y vulnerables, de combatir la pobreza mediante el acceso a la educación. Los niños que me rodean son extremadamente pobres. Sus padres son obreros. Ganan muy poco dinero. Si no trabajan, no ganan nada y no pueden enviar a sus hijos a la escuela. Hace 40 años que enseño. Llego al final de mi carrera. Mi sueño era que estos niños tengan una vida mejor, liberada de la pobreza y del analfabetismo. Anthony V. Inde
 

A mis 82 años, trato de seguir, en cuanto puedo, más o menos con el mismo estilo de vida que he llevado hasta ahora: viviendo en el barrio compartiendo la vida de nuestra gente pobre. Federico C., Colombia

La miseria no es una fatalidad, pero luchar contra ella es un trabajo a largo plazo. A través de esta Carta a Nuestros Amigos en el Mundo, a partir de ejemplos sencillos, crucemos nuestros compromisos y nuestras iniciativas para que nadie sea dejado de lado. Usted también puede compartirnos sus comentarios y experiencias a través del sitio web, por correo electrónico o correo postal.

Como nos lo ha escrito Abel B. de la Asociación ONAJEU en Haití : « juntos construimos y juntos lo lograremos.»