La lucha por la esperanza de cambio
dessin_codev_maroc.jpg

Jemaa es una joven originaria de una ciudad marcada por el cierre de las minas de carbón. En este texto comparte con nosotros la experiencia de su Asociación Cooperación y desarrollo "CODEV", cuyo objetivo es mejorar las condiciones de vida de mujeres y niños. "Mi padre luchó por darme la oportunidad de tener acceso a la educación. Ahora yo quiero dar esa oportunidad a los niños de la ciudad".

Cuando se empezó a explotar el carbón, la ciudad de Jerada, Marruecos, era un centro económico para la provincia. Muchas familias habían migrado ahí desde los alrededores para abastecer las minas de mano de obra.

En 2001 las minas cerraron y varias familias se quedaron sin trabajo. Algunos antiguos mineros, mujeres, jóvenes y niños siguieron explotando clandestinamente las minas. Muchos de ellos murieron en las galerías y otros murieron de silicosis.*

En 2006 surgió la asociación CODEV, que comenzó por una encuesta participativa centrada en un barrio marginado, cuyos niños participaron. Rápidamente se vio que la alfabetización era una preocupación esencial y poco después aparecieron las primeras aulas.

Al mismo tiempo había que mejorar las condiciones de vida de las mujeres. Entonces, la asociación apoyó la creación de Actividades generadoras de ingresos. Las primeras acciones estaban destinadas a las jóvenes que trabajaban conmigo en una fábrica de plásticos que cerró en 2005. Ellas estaban motivadas y se organizaron como cooperativa para producir cuscús y derivados de trigo duro", explica Jemaa, presidenta de la asociación.

La experiencia acumulada con las mujeres hizo ver que era necesario hacerse cargo de los niños víctimas del cierre de las minas, de la pobreza, de la exclusión, de los conflictos familiares, de la delincuencia, de la violencia en las escuelas y que con frecuencia abandonan el sistema escolar.

Para trabajar en los pueblos dispersos, las educadoras van a buscarlos, como Fayza: Voy en mi motoneta al pueblo, que está a varios kilómetros de donde vivo, lo cual representa un riesgo in-habitual para una joven en esas regiones donde la población está muy apegada a sus tradiciones. Para reunirnos recogimos un contenedor abandonado cerca del lugar donde viven los niños, lo pintamos y lo acondicionamos. Con el tiempo establecí un lazo de confianza con ellos y cuando mi motoneta se avería, ellos me acompañan de regreso a mi casa".

El trabajo con los niños ha mostrado que son necesarios otros apoyos para tener éxito. Tratamos de organizar salidas de vez en cuando. Como no hay muchos medios, esas iniciativas son limitadas. Eso me hace pensar en un niño que cuando fuimos al mar, creía que era una piscina y eso me hizo llorar", explica Jemaa.

El año 2015 ha estado marcado por la publicación de relatos de vida de las mujeres y jóvenes provenientes de las minas. En ellos cuentan el cambio en su vida gracias al programa de alfabetización y post-alfabetización. Esa experiencia se va a repetir en 2016 con los niños que participan en el programa de educación.

Jemma, Asociación CODEV, Marruecos.

* enfermedad pulmonar provocada por la inhalación de partículas de sílice.