Instante de evasión en una noche lluviosa
image_poeme.jpg

Zaw MH, estudiante en Myanmar en Asia del Sureste, escribe poemas desde la edad de15 años para sostener su país.
Ahora tiene 23 años y le gusta andar por la ciudad y entablar relaciones personales con la gente que trabaja en la calle.
Luego escribe sobre ellos para guardar un rastro de lo que comprendió hablándoles. En este poema, un padre vendedor
de calle, por la noche piensa en sus hijos que esperan sin saber lo que va a encontrar para llevarles.

 

Vi ponerse el sol
Vi lágrimas que corrían
El trueno despierta la lluvia
Arbolitos se erizan en mi piel
Soñaba con un plato de arroz
Necesitaba un cigarrillo
La voz de mis hijos repite: papa, morimos de hambre
Mi corazón no es más que sufrimiento
Salía con la esperanza de encontrar que comer
Pensé: mi vida es un fracaso
Me confié al mar que me es tan querido
Y allí divisé mi felicidad
Una gota de lluvia no cuenta para nada en el mar
¿No sería yo sólo una gotita para el mundo?
Las olas se pasan mi nombre
El aire salado se llevará mis pensamientos
Nuevos amigos me sonreían con calidez
En este mundo nuevo que se me presentaba
Las vidas no naufragaban
Se trataba de un mundo de visiones brillantes
Un instante de evasión en una noche lluviosa.