Hoy todo ha cambiado
projumap_rwanda_c.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 98

‘’APROJUMAP (Asociación para la PROmoción de los HERmanamientos y de la Amistad entre los Pueblos) tiene por misión contribuir al desarrollo económico y social del mundo rural ruandés  luchando contra la pobreza. Lo hace en colaboración con los sectores administrativos ruandeses y algunos municipios belgas.

La  APROJUMAP apoya a las familias para que trabajen juntas en acciones colectivas de solidaridad semanales: labores de campo,  reparación de las casas, realización de cunetas para luchar contra la erosión, etc. Propone proyectos como “ganado menor’’ accesibles a los más pobres, donde: reciben animales como cabras, cerdos que ellos  crían en los establos y con eso obtienen estiércol que puede ser  utilizado en los campos. En pequeños grupos, las familias se reúnen una vez al mes en un bosquecito para hablar, compartir sus problemas y reflexionar las posibles soluciones.

El propósito de las labores comunes, así como los encuentros, es nutrir las El propósito de las labores comunes, así como los encuentros, es nutrir las solidaridades para encarar los problemas.

“Abandoné la escuela no por que no era inteligente, sino para poder  pagar los gastos de matrícula y el material escolar de mi hermano. Cultivé, estaba solo. Era difícil sin ganado. Me cansaba y no lograba cultivar todos mis campos. Hoy todo ha cambiado mucho.

APROJUMAP nos introdujo en las acciones de solidaridad. Nos ayudamos entre nosotros y cultivamos nuestros campos en poco tiempo. Estas acciones de solidaridad me han permitido plantar yuca, sorgo, batata, frijoles […]. En la última cosecha, obtuve 120 kg de frijoles mientras que antes no sobrepasaba los 57 kg. Contemplo, en los próximos años, volver a la escuela’’. Jean de Dieu N. APROJUMAP moviliza a las comunidades y a las autoridades para que ellas les indiquen las personas más excluidas e aisladas: “Necesitamos tiempo para contactarles. Por lo general, después de algunos meses de  participación, se ve el cambio. Esas personas no son más las mismas. Las familias más excluidas salen del aislamiento y se sienten progresivamente seres humanos como los demás. Logran constituirse una fuerza para poder afirmarse y demostrarles a los demás que existen. La gente tiene que unirse para combatir la pobreza. La gente tiene que saber que la respuesta a sus problemas se encuentra en sus semejantes.”

EUGÈNE N. APROJUMAP, RUANDA.