« haciendo que los derechos humanos funcionen para las personas que viven en extrema pobreza »
essaie-esp.png
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 99

‘‘Todos debemos trabajar juntos para promover los derechos de quienes viven en pobreza extrema y asegurar que sus voces sean escuchadas y su dignidad y derechos respetados’’ Magdalena Sepúlveda, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos (2008-2014).

En 2012, las Naciones Unidas adoptó los Principios Rectores sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos.

Los Principios Rectores se basan en las buenas prácticas recogidas de parte de los gobiernos, las instituciones nacionales de derechos humanos, organismos de las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales (ONGs) de todo el mundo.

Reafirman que las personas que viven en la extrema pobreza son titulares de derechos, y deberían ser reconocidas como actores en la lucha contra la pobreza.

Enumeran las principales obligaciones de los Estados hacia los que viven en extrema pobreza, así como las medidas que pueden ser adoptadas por las organizaciones internacionales, empresas y organizaciones de la sociedad civil para respetar, proteger y garantizar sus derechos.

Son aplicables a todos los países y regiones, en cualquier etapa de desarrollo económico, teniendo debidamente en cuenta las especificidades nacionales.

Han sido adoptados por el Consejo de Derechos Humanos, lo que les confiere el apoyo de la comunidad internacional de Estados.

¿Porque un manual para la aplicación de los Principios Rectores?

Este manual tiene como objetivo ayudar a quienes trabajan directamente con personas que viven en extrema pobreza, a entender mejor la situación de estos últimos desde una perspectiva de derechos humanos y sugerir acciones que se pueden tomar con los gobiernos locales, así como con otros sectores de la sociedad, para asegurar que sus derechos sean respetados y protegidos.

El manual se dirige a todos los actores locales, tanto los que trabajan yo de Con el apo para instituciones públicas (trabajadores sociales, organizadores comunitarios, maestros, o planificadores urbanos) como los que trabajan para organizaciones no gubernamentales, instituciones religiosas o asociaciones comunitarias.

El manual no es una lista de todas las acciones que se deben tomar. Más bien es una guía de cómo se podría actuar en función de las diferentes situaciones de los Individuos en cuestión y los asuntos que les afectan.

http://www.ohchr.org/Documents/Publications/OHCHR_ExtremePovertyandHumanRights_SP.pdf
http://www.atd-cuartomundo.org/wp-content/uploads/sites/6/2015/09/ATD_FI...

Palabra clave :