Hacia un desarrollo sostenible que no deje a nadie atrás: Desafío 2015
omd_espagnol.jpg

El resultado de nuestra investigación participativa sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, Desafío 2015: Hacia un desarrollo sostenible que no deja a nadie atrás, presenta las voces de las personas en situación de pobreza para el debate sobre el desarrollo sostenible. Es el resultado de años de investigación participativa, con más de 2.000 participantes de más de 20 países, la mayoría de los cuales provenían de un contexto de pobreza y pobreza extrema, este informe aporta una voz única para el debate mundial sobre el desarrollo internacional.

El proceso de evaluación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) fue una oportunidad única para que las voces de las personas en situación de pobreza se pongan a la vanguardia. Es por eso que lanzamos nuestro propio proyecto de investigación participativa para evaluar los ODM. Doce de los países en los que tenemos una presencia activa estuvieron profundamente involucrados en el proyecto: Bélgica, Bolivia, Brasil, Burkina Faso, Francia, Guatemala, Haití, Madagascar, Mauricio, Perú, Filipinas y Polonia.

En cada uno de los 12 países, nuestros equipos organizaron reuniones con las personas que viven en la pobreza y la pobreza extrema. Estos diálogos se basan en la confianza mutua construida durante años de trabajo conjunto. Los participantes se reunieron y discutieron temas de desarrollo en las reuniones semanales o mensuales. Durante seis meses a dos años, dependiendo del país, los participantes adquirieron experiencia expresando sus preocupaciones y construyen conocimiento colectivo.

El resultado es un análisis de los ODM desde la perspectiva de aquellos a quienes estaban destinados a beneficiar. El informe incluye una serie de críticas traídas por nuestra investigación y concluye con 5 recomendaciones para las prioridades de desarrollo post-2015.

"Incluso en la extrema pobreza, una persona tiene ideas. Si no se reconocen estas ideas, la gente cae aún más en la pobreza”. Participante de la investigación de Burkina Faso.

Cinco recomendaciones para el Programa de Desarrollo para después del 2015 :

1. No dejar de lado a nadie. Para ello, es necesario eliminar en todos los países la discriminación por razón de género, origen social o pobreza.

2. Introducir a las personas que viven en la pobreza como nuevos colaboradores en la construcción del conocimiento sobre desarrollo.

3. Promover una economía que respete a las personas y al medio ambiente, con empleos dignos y protección social.

4. En las escuelas, favorecer la cooperación entre todos los actores: los alumnos, las familias, la comunidad y los maestros, para lograr una educación y una formación para todos. La mayoría de las personas en situación de pobreza piensan que la educación es el mejor medio para que sus hijos se liberen de la pobreza.

5. Promover la paz para una buena gobernanza participativa. Esto implica ayudar a las comunidades en la creación de sus propias organizaciones de apoyo y velar por que las estructuras locales, nacionales e internacionales se doten de mecanismos participativos

    Informe del Movimiento ATD Cuarto Mundo sobre la evaluación de los Objetivos del Milenio para el Desarrollo