El informe sobre las "Dimensiones ocultas de la pobreza" nos ayuda a posicionarnos
pic_of_anita_ahuja_.preview.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 106

El informe sobre las dimensiones ocultas de la pobreza es muy importante, pero, sobre todo, es un informe muy concreto. Ya había visto el vídeo, el cual me inspiró mucho, porque percibí los aspectos de que trataba, ya fuera del empoderamiento, del sufrimiento del cuerpo, del espíritu y del corazón, de la lucha y, por supuesto, de la dinámica de las instituciones, del maltrato infligido por las instituciones, de la estigmatización social. Soy natural de la India y nosotros tenemos otra plaga, además de la pobreza, el sistema de castas. Me siento muy conectada con este informe. Asimismo entendí que se habla de la carencia de un trabajo decente y de ingresos realmente muy precarios.

Trabajo desde hace 20 años con los que recogen basura, los traperos, en los vertederos de Nueva Delhi. Es la capital de la India, y estamos sentados sobre una montaña de desechos. Hay miles de personas que recogen basura, en el vertedero y en la ciudad, que limpian, recogen, sin ninguna protección sanitaria, como guantes y mascarillas, o cualquier otro equipamiento. Lo hacen todo con las manos desnudas. E incluso en los vertederos se pueden ver mujeres, hombres, niños de corta edad, todos excavando para encontrar desechos de plástico o textiles o cualquier otro desperdicio que puedan encontrar y que puedan vender para conseguir con ello algún ingreso. Nunca fueron a la escuela y tienen muchos problemas de salud, hay animales callejeros, perros salvajes, serpientes... Vivimos en la ciudad, en la capital, pero es realmente una pesadilla vivir allí, día tras día. Y oyendo sus voces y leyendo el informe, me di cuenta de hasta qué punto es una lucha de todos los días pensar "mañana, ¿dónde voy a encontrar comida?". No hablo de educación o de atención sanitaria, porque estamos muy lejos de eso. Es solamente eso: la supervivencia, la batalla, y, ya sabéis, caen en el alcoholismo, en la droga, hay mucho abuso infantil. Esto es debido en gran parte a que, como personas, están como entumecidos, por el dolor.

Así que hemos tratado de encontrar soluciones, como emprendedores sociales que somos. Desarrollamos ciertas técnicas para limpiar las bolsas de plástico y transformarlas en un material bonito. Luego formamos varios grupos de estos traperos para crear equipos de artesanos. Les enseñamos a coser y a fabricar bellos productos que luego pudimos exportar a Europa y América. Por suerte, contábamos con un mercado encontrado gracias a la ayuda de algunos industriales y al apoyo que recibimos de la comunidad. Y pudimos crear una actividad generadora de ingresos para más de 1.200 traperos. La gente me pregunta a menudo, a lo largo de estos veinte últimos años: "¿Cuándo has tenido la impresión de estar viva, de ser feliz, satisfecha de tu trabajo?" Hagamos lo que hagamos, nunca podremos hacer lo suficiente. Pero, ya ves, cada ser humano necesita una satisfacción cuando se va a dormir por la noche. Se trata de esto: "la mayor parte de estas mujeres nunca se sentaron en sillas". Socialmente, moralmente y económicamente, el concepto de silla se les ha denegado desde que nacieron. Incluso cuando las llamas a la oficina, se sientan en el suelo, nunca se sentarán en una silla. Esto indica hasta qué punto están privadas de poder. Pero una vez que empiezan a trabajar y a venir periódicamente a los servicios, tienen que sentarse, por supuesto, en sillas. Y al cabo del tiempo, adquieren tal costumbre de sentarse en una silla que, a día de hoy, les parece totalmente normal entrar en cualquier oficina de la administración y sentarse en una silla. Porque han adquirido la costumbre de sentarse en una silla. Pero nos hicieron falta muchos años para conseguirlo. Sabéis, este es el tipo de cosas de las que estoy muy satisfecha, porque, para mí, sé que no se trata de una silla. Para la gente corriente es solo una silla. Pero sabéis, es todo un viaje, para ellas y para nosotros. Vamos mano a mano, viajamos juntas, y hemos alcanzado una posición en la que todos podemos sentarnos en una silla. Puede que, como se suele decir, vivamos todos en barcos diferentes y tempestades diferentes, pero al menos estamos sentados como seres humanos y hablamos de manera igualitaria.

Las voces que hemos escuchado en el vídeo son muy parecidas a las de los pobres del mundo entero. Y tenemos que hacer que las voces de este informe sean más fuertes. La mayor parte de los informes, aun cuando estén bien escritos, se quedan en los ordenadores o sobre las mesas de los burócratas, pero yo creo que si todos nos damos la mano, si realizamos una campaña más intensa, si hacemos más ruido, podemos hacer que los pobres sean en adelante incluidos en los proyectos de nuestras ciudades. Porque informes como este nos ayudan no solamente a hacer ruido y a atraer a las personas importantes, sino que nos ayuda a posicionarnos. Así que de verdad les pido a los organizadores que hagan más campaña con este informe. Es un informe valioso. No hagamos de él solamente otro informe que circula por cualquier parte. Hagamos de él nuestro libro de sabiduría, nuestra Biblia, o cualquier otro libro que tengamos en nuestras religiones. Es realmente un documento extraordinario y tenemos que hacerlo avanzar.

Anita, A. Fundadora de Conserve India, India