El encuentro con diferentes mundos despertó algo en mí.
salwa_egypte.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 98

Me llamo Salwa y soy maestra. Siempre deseé permitirles a los niños más desfavorecidos acceder a la cultura.

En 2009, tuve la suerte de descubrir Tapori, corriente de amistad entre niños, animada por ATD Cuarto Mundo. Les permite crear vínculos e intercambiar historias de vida y de valentía. Tapori me reveló la importancia de la lectura para todos los niños incluyendo a aquellos de medios desfavorecidos. Anteriormente, trabajé en un centro cultural
francófono, luego en una escuela francesa, lugares frecuentados por niños de familias acomodadas.

En 2012, volví a mi profesión de maestra en un pequeño pueblo al oeste de Egipto. Cada tarde, al regresar de mi trabajo, veía a niños jugar en la calle después de la escuela. La única biblioteca municipal cerraba a las 13.00 horas. Cuando pensé en una actividad de lectura con los niños, fui a ver una escuela. Con las otras personas, la información se regó de boca en boca. Cité a los niños en la biblioteca de la escuela, el director encontró un empleado para venir a abrírmela.

Esta actividad era un reto pues yo era extranjera en este pueblo y los habitantes no entendían por qué yo lo hacía voluntariamente. Durante tres años, animé un taller dos veces por semana con niños de 6 a 13 años, a veces de 15 años. El taller estaba organizado en tres tiempos: cuentos, dibujos y juegos. Los niños me pedían siempre que les leyera los cuentos de ‘’Joha’’. Se trata de cuentos que presentan la vida y la amistad con humor.

Aya, la hija de mi vecina venía a tocar a mi puerta para ir conmigo. Durante el trayecto me contaba cuentos. Entendí luego que ella los inventaba. Me conmovió ver cómo esos talleres le abrían su mente.

Ahmed un chico de 15 años con discapacidad mental molestaba siempre a los demás. Como no se le podía abandonar. Le di la responsabilidad de distribuir o recoger los lápices y las hojas. De esa manera, se sentía útil. Un día, una niña me aportó un cuento que ella había pedido prestado en la biblioteca de su escuela. Esos talleres con
los niños eran para mí como semillas que sembraba; yo no sé lo que darán en el futuro.

En 2015, reanudé con mis estudios. Escogí el sector ‘’educación y cultura’’ para ayudar mejor a los niños más desfavorecidos.

SALWA, EGIPTO