El Combite: un hermoso ejemplo de solidaridad
combite_haiti.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 90

Haití es un país donde la mayor parte de la población se dedica a la agricultura. Con el deterioro del espacio terrestre y el cambio climático, la tierra produce cada vez menos y los campesinos se ven empobrecidos...ellos practican una forma de solidaridad que se llama “Combite”.

El combite es una forma de solidaridad que se establece entre un grupo de personas, que deciden juntarse para hacer el trabajo que una persona sola no lograría hacer nunca. Hay dos estatus posibles: socio o trabajador. Todo
mundo trabaja en casa de todo mundo. La persona que recibe el combite no necesariamente trabaja ese día, pero debe darles de comer y de beber a los trabajadores.
 

El combite se usa para hacer muchas cosas: labrar la tierra, recoger la cosecha, construir carreteras o viviendas, apoyar a los que han perdido a un ser querido, etc.

Para animarnos cantamos, bailamos... ¿Qué mejor para hacer amigos? Incluso la capital de Haití tuvo momentos de combite para limpiar espacios después del sismo del 12 de enero de 2010.
 

En un pueblo cercano a mi comunidad natal, el combite sacó del aislamiento a una población entera. Los campesinos no podían hacer grancosa con sus cosechas porque tenían que caminar más de dos horas para llegar a la carretera más cercana. Un día, los habitantes se reunieron para reflexionar y uno de ellos propuso la idea del combite como solución para abrir una carretera. Toda la comunidad acogió con agrado la decisión, todos aceptaron trabajar y compartir la comida que tenían con los miembros del combite. Así, después de aproximadamente dos meses de trabajo, lograron construir un camino de terracería bastante grande que permite el acceso de los camiones para transportar las cosechas.  
 

El combite permite no solamente hacer el trabajo en un tiempo récord, sino que hace surgir toda la dimensión comunitaria. El “hacer juntos” y el espíritu de reunión están presentes. Sin esa práctica, la agricultura haitiana decaería todavía más, porque no todos los campesinos tienen medios suficientes para pagar trabajadores y además comprar semillas.
 

Éste es un ejemplo concreto de “tèt ansanm” (cabezas juntas o pongamos nuestras inteligencias juntas) para salir adelante frente a las dificultades, atreviéndonos a hacer las cosas juntos.
 

Saint Jean L., Haïti

Palabra clave :