Documento de Síntesis por el tema del 17 de Octubre 2013
Refuser la misère

Día Mundial para la Erradicación de la Extrema Pobreza
Reconocido por las Naciones Unidas
Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Tema 2013
« Juntos por un mundo sin discriminación: a partir de la experiencia
 y conocimiento de las personas en situación de extrema pobreza»

‟Rechazamos escuchar lo que él quiere decir
porque es considerado demasiado pobre como para intervenir”

Sr. Parfait, África Central

 

La elección del tema para la conmemoración anual de este año es única ya que por primera vez, desde que la ONU proclamó el 17 de Octubre como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, se toma en cuenta las verdaderas contribuciones y aportes hechos, por militantes y por personas que viven en situación de extrema pobreza, enviados al Comité Internacional por el 17 de Octubre.

A través de este proceso consultativo un tema que resuena muy fuerte fue identificado con las personas que viven en extrema pobreza: la discriminación a la que ellos se enfrentan diariamente debido a la pobreza, la marginalización en las esferas políticas, económicas y sociales de la sociedad, la falta de voz y representación en la conceptualización, implementación y evaluación de las políticas y programas que les afectan directa e indirectamente.

Ellos son los invisibilizados, los no escuchados, los marginados.

Para las personas que viven en pobreza, sus derechos humanos, su dignidad, su derecho a participar, su seguridad personal, el respeto y el reconocimiento justo a sus esfuerzos y su contribución a la sociedad, son tan importantes como sus necesidades básicas humanas como salud, educación,  agua, salubridad y vivienda.

«Lo más terrible de vivir en la miseria es el desprecio, que te traten como si no valieras nada, que te miren con asco, con miedo y hasta que te traten como a un enemigo. Nosotros y nuestros hijos vivimos eso a diario, eso nos hace daño, nos humilla y nos  hace vivir con miedo y vergüenza».

Sra. Edilberta Béjar, Perú

Muy a menudo, nuestras sociedades ignoran o menosprecian el conocimiento de las personas que viven en las peores situaciones de pobreza, debido a que erróneamente asumimos que las personas que tienen muchas necesidades materiales, que no cuentan con una posición social o poder político, también carecen de cualquier conocimiento o entendimiento que podría ser útil para otros.

Desgraciadamente, a pesar de las mejores intenciones de los gobernantes, agencias de desarrollo y los donantes, nuestros esfuerzos actuales para formular, implementar y evaluar políticas y programas para erradicar la pobreza, han pasado por alto o ignorado el conocimiento único basado en la experiencia que las personas, que viven en las peores condiciones, han acumulado, en algunos casos, a través de varias generaciones. Como resultado de todo esto, las políticas y programas pensados para erradicar la pobreza están, con demasiada frecuencia, mal adaptados a las necesidades, realidades y expectativas de la gente a quienes están destinados a ayudar.

«Que las personas nos falten el respeto llamándonos por nombres tipo “caso social”, “mala madre”, “incapaz”,“buena para nada”, da testimonio de que nos están juzgando y de un desconocimiento de nuestra realidad. Nosotros sentimos la violencia de ser discriminados, de ser inexistentes, de no formar parte del mismo mundo...Éstas violencias cotidianas son maltratos».
Sra. Laetitia Dubourdieu, Francia

Así como la ONU prepara su agenda global de desarrollo para el periodo post 2015, es vital que las personas que viven en extrema pobreza tengan suficiente espacio y atención en el proceso para elaborarlo y aportar con su conocimiento existente sobre pobreza, discriminación y la violación de derechos humanos.

Esto significa mucho más que simplemente permitirles dar testimonio sobre sus propias experiencias. Significa también la creación de condiciones que permita y anime, a las personas que viven en pobreza, a contribuir con sus propios pensamientos y análisis, tanto individual como colectivamente, en todo el proceso de creación de conocimientos que dará forma a las políticas y programas para erradicar la pobreza. Hacer cualquier cosa menos que esto sería una flagrante discriminación y la negación de su dignidad y derechos humanos.

La ONU ha estado buscando caminos para incluir las contribuciones de personas que viven en pobreza. Sin embargo, esos esfuerzos consultativos todavía están lejos de ser lo que se necesita para un verdadero proceso inclusivo ya que éstos no alcanzan a los más empobrecidos y marginados de nuestras sociedades.

Debemos romper el silencio de la extrema pobreza. Si no lo hacemos, nuestros esfuerzos post 2015 para erradicar la pobreza, acabar con la discriminación y crear un mundo más sostenible, no alcanzarán a nadie, especialmente a los más pobres y más excluidos.

Cada año, el 17 de Octubre, estamos invitados a demostrar cómo romper el silencio ese día y todos los días del año a través de nuestra solidaridad con las personas que viven en la pobreza y a través de nuestros compromisos y acciones.
El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, celebrado por primera vez en la ONU en 1993, promueve el diálogo y entendimiento entre personas que viven en la pobreza, y sus comunidades, y toda la sociedad. “Representa una oportunidad para dar a conocer los esfuerzos y la lucha de las personas que viven en la pobreza, para ellos es una oportunidad para hacer escuchar sus preocupaciones, es un tiempo para reconocer que las personas pobres están en primera línea en la lucha contra la pobreza” (ONU, Informe del Secretario General, A/61/308, parágrafo 58)

Para más información sobre las conmemoraciones organizadas para el 17 de Octubre en Nueva York y en todo el mundo, visite: 

http://www.mundosinmiseria.org y

http://www.un.org/es/events/povertyday/