Cuando el teatro se convierte en una segunda familia
algerie.png
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 101

En Argelia, existe una gran carencia de espacios culturales destinados a la infancia, los niños y niñas solo tienen la calle como único espacio de expresión y desahogo. Sin embargo, están ávidos por practicar música, teatro, dibujo y todo tipo de expresión artística y cultural.

Desde  pequeño, Azzedine iba al centro juvenil de su ciudad natal, las actividades teatrales le atraían muchísimo. Al principio, asistía a los ensayos del grupo de teatro de la ciudad antes que le dieran pequeños papeles en las obras infantiles. Después del instituto, lo admitieron en el Instituto Nacional de Formación de Educadores Sociales.

En 2002, se mudó a Si Muspapha, una ciudad de unos 15 000 habitantes, allí la mayoría de las personas trabajan en fábricas o en los cultivos circundantes. La ciudad no disponía de ninguna infraestructura cultural así que sus habitantes decidieron crear la Asociación Cultural AFAK y pidieron a Azzedine que pusiera su experiencia al servicio de la asociación.

Azzedine se acercó a una escuela de secundaria que se encontraba cerca de la asociación sabiendo que allí no había  actividades culturales, propuso crear un grupo de teatro para niños y niñas, que fuera común tanto a la asociación como a la escuela. Con el tiempo, los niños se fueron enganchando cada vez más al teatro. En el instituto, pasaron a la etapa del teatro aficionado de adultos y crearon con Azzedine la Cooperativa El Ajwad. Durante los tres años de escuela secundaria y los tres años de instituto participaron en varios festivales en el país.

Sid Ali forma parte de este grupo de jóvenes y hoy tiene 28 años: «En el teatro he encontrado un medio de expresión extraordinario, con el animador hablaba de temas de los que nunca hablaba con mi padre. Nuestro grupo de teatro era y sigue siendo mi segunda familia. Recibí el premio al mejor actor en el Festival de Teatro Infantil de la ciudad de Constantina en 2005. Mi madre y mis dos hermanas estaban muy orgullosas de mí, sé que mi padre también está orgulloso de mí, aunque no lo exprese».

Este año, al descubrir Tapori, la Cooperativa ha decidido proponer sus actividades de teatro para ofrecer a los niños la oportunidad de descubrir otras actividades y de establecer lazos de amistad con otros niños. Una vez por semana se reúnen durante unas dos horas, la sesión comienza con las actividades de Tapori, para terminar con los ensayos de teatro.

Azzedine D., Director Cooperativa EL AJWAD, Argelia