Con destinación a los lugares de culto
arton1649-1c8d1.jpg

Padre Joseph Wresinski
17 de Octubre de 1987

Para estos millones de niños retorcidos de dolor por el hambre,
que han perdido la sonrisa pero que quieren todavía amar.

Para estos millones de jóvenes que, sin motivos parar creer ni para existir,
buscan en vano un porvenir en este mundo carente de sentido...

Tú, Padre nuestro, te rogamos,
Manda obreros para hacer tu cosecha.

Para estos millones de hombres, mujeres y niños cuyo corazón a golpes aún palpita para vivir de pie,
cuyo espíritu se levanta contra el injusto destino que les fue impuesto,
cuyo valor exige el derecho a la inestimable dignidad...

Tú, Padre nuestro, te rogamos,
Manda obreros para hacer tu cosecha.

Para millones de niños, mujeres y hombres quienes no quieren maldecir
sino amar y rezar, trabajar y unirse para que nazca una tierra solidaria :
una tierra, nuestra tierra, en la que todo hombre haya dado
lo mejor de sí mismo antes de morir...

Tú, Padre nuestro, te rogamos,
Manda obreros para hacer tu cosecha.

Para que todos los que oren sean escuchados por Dios y reciban de El
el poder para rechazar la miseria de la humanidad cuya imagen es Suya...

Tú, Padre nuestro, te rogamos,
Manda obreros para hacer tu cosecha.

Oracion rezada por el Santo Padre Juan Pablo II

Con las familias del Cuarto Mundo pertenecientes a cuatro continentes y diferentes creencias, el 27 de Julio de 1989 en Castelgandolfo;

Con jovenes del Cuarto Mundo, en la Jornada Mundial de la Juventud, el 21 de agosto de 1997, ante la placa inaugurada por el Padre Joseph en honor a las victimas de la miseria, situada en la Plaza del Trocadero en Paris.