Con 22 años de vida ¡Ahora tengo identidad !
perou_identite.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 82

En una sociedad en la que la validación de datos, de información, acuerdos y compromisos se sellan en papel, el Documento de Identidad se transforma en el primer documento físico para que una persona sea reconocida y pueda acceder al ejercicio de sus derechos.

Cuando una persona sufre una discapacidad física severa, vive en un Asentamiento Humano en la parte alta de un cerro que carece de escaleras y en una familia de muy escasos recursos, pueden pasar años, como es el caso de Anita, antes de obtener su DNI.

Lograrlo cuando Anita tiene 21 años, ha sido un largo itinerario en el que han participado muchas personas de muy buena voluntad e Instituciones como la Posta Médica, el Hospital de Traumatología, etc. El proceso tuvo dos etapas: primero lograr el carnet de Inscripción en el CONAIS para personas con discapacidad.

Múltiples visitas médicas para definir con precisión y exactitud el grado y las causas de la discapacidad evidente a simple vista. Varios hospitales, reconocimientos... tiempo y plata que muchas personas han puesto en el asunto.

Penosas y arriesgadas subidas y bajadas a hombros de una persona desde su casa en lo alto del cerro, esperando muchas veces varías horas hasta que llegara una persona que pudiera cargarla para subirla de regreso a su casa.

Fueron muchos meses de espera, de continuo seguimiento, de llamadas y visitas insistentes para hacer avanzar los trámites. Sin embargo en el camino otros logros se iban concretando:

a) Donación de una silla de ruedas que ha facilitado no solo los últimos traslados, sino aliviados el aislamiento de Anita.

b) El carnet de minusvalía.

Una vez logrado lo primero lo segundo no fue ya tan difícil, aunque si más largo: Conseguir el documento Nacional de Identidad. En esta etapa fue importante la implicación de Anita y su familia, pues el trámite es básicamente personal.

Fue enorme la satisfacción de ver la alegría de Anita al tener su DNI en la mano. Una emoción indescriptible.

Un paso de afirmación importante en su vida aunque queda todavía muchas cosas por hacer.

De todo esto, me quedan preguntas. ¿Como puede una persona sin recursos, sin nadie que la sostenga realizar este trámite que es fundamental para todo ciudadano? ¿Tienen todos el mismo acceso a la información y el mismo trato o dependen de quien sea el interlocutor?.

Maite C. - Perú

Palabra clave :