Cinco recomendaciones para después de 2015...
Travail autour des recommandations

... desde la experiencia de los más desfavorecidos del mundo

Con el fin de definir los objetivos de desarrollo sostenible, muchos han sido los expertos que han dado su opinión sobre la aplicación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Las condiciones de supervivencia, la vergüenza y los prejuicios que viven los más pobres del mundo hacen que casi siempre estén ausentes de los debates sobre el futuro, entonces lo que se decide sin su participación, a menudo se vuelve contra ellos mismos. Por este motivo, ATD Cuarto Mundo ha pedido su opinión a estas personas, las más interesadas en el debate, a través de una investigación-acción participativa: “El conocimiento a partir de la experiencia: la construcción de la agenda post-2015 con las personas en situación de extrema pobreza”.

Desde el año 2012, unas 2.000 perso- nas procedentes de una docena de países del norte como del sur (Bélgica, Bolivia, Brasil, Burkina Faso, Francia, Guatemala, Haití, Isla Mauricio, Madagascar, Perú, Filipinas, Polonia), junto con universitarios, responsables políticos y profesionales, entre los que se incluyen miembros de las Naciones Unidas, han participado en entrevistas y encuentros que han permitido la elaboración de las siguientes recomen- daciones.

Cinco recomendaciones para después de 2015

1. No dejar de lado a nadie. Para ello, es necesario eliminar en todos los países la discriminación por razón de género, origen social o pobreza.

2. Introducir a las personas que viven en la pobreza como nuevos colaboradores en la construcción del conocimiento sobre desarrollo.

3. Promover una economía que respete a las personas y al medio ambiente, con empleos dignos y protección social.

4. En las escuelas, favorecer la cooperación entre todos los actores: los alumnos, las familias, la comunidad y los maestros, para lograr una educación y una formación para todos. La mayoría de las personas en situación de pobreza piensan que la educación es el mejor medio para que sus hijos se liberen de la pobreza.

5. Promover la paz para una buena gobernanza participativa. Esto implica ayudar a las comunidades en la creación de sus propias organizaciones de apoyo y velar por que las estructuras locales, nacionales e internacionales se doten de mecanismos participativos.

Para crear un entorno favorable a la erradicación de la extrema pobreza es indispensable respetar los Derechos Humanos cuyas violaciones son a la vez causa y consecuencia de la miseria. Los Principios Rectores "Extrema Pobreza y Derechos Humanos"* son una herramienta indispensable para hacer efectivos estos derechos.

* Adoptados por el Consejo de Derechos Huma- nos de las Naciones Unidas en septiembre de 2012.

Para más información, descargue el documento: "Hacia un desarrollo sostenible que no abandona a nadie: El Desafío de la Agenda Post-2015"