Atreverse a la participación de los más excluidos
test_5.png
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 99

Cada vez más, en todo el mundo, escuchamos a las personas que viven en situación de gran pobreza decirnos, como este hombre de Burkina Faso: “Incluso en situación de extrema pobreza, una persona tiene ideas. Si estas ideas no son reconocidas, la gente se hunde aún más en la pobreza.” Todo ser humano, cualesquiera que sean su condición de vida, mira el mundo, siente el mundo, piensa el mundo. El hecho de vivir en extrema pobreza le da un punto de vista único sobre éste, una forma única de abordarlo.

Sin embargo, lo notamos con demasiada frecuencia, estas personas no están presentes en los lugares donde se toman las decisiones, que de todas maneras van a tener un impacto en su vida, no están presentes en los lugares donde se elaboran los planes de desarrollo, como si no pudieran estar en el mismo futuro que los demás, no son consultados sobre la pertinencia de los proyectos como si su inteligencia y su experiencia no les pudiera dar una opinión sensata.

La Asamblea General de las Naciones Unidas así lo ha recordado en los Principios Rectores sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, en 2012: La plena participación de las personas más excluidas debería constituir una prioridad absoluta. El manual de éstos Principios, para su aplicación, enuncia las condiciones que permitirían a las personas en situación de extrema pobreza contribuir en todos los ámbitos de nuestra sociedad (acceso a la salud, a la alimentación, a la vivienda, a la educación, al trabajo y a los medios básicos de existencia)

En todas partes vemos asociaciones y grupos humanos unirse a las personas más rechazadas para que se atrevan a participar. Por haberlo experimentado, sabemos que cuando estas personas tienen la oportunidad de pertenecer a un grupo en el que se sienten libres de ser ellas mismas, donde se sienten respetadas, entonces se atreven a hablar, reflexionar, dar su opinión. Y es toda una comunidad que se replantea su visión de prioridades, sus métodos y sus plazos. No solo la gran pobreza se desvanece, sino que toda una comunidad avanza y se desarrolla.

Atreverse a la participación de los más excluidos, es cambiar el futuro juntos.

Isabelle Pypaert Perrin, Delegada General del Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo

Palabra clave :