Acciones inspirada por "Las dimensiones ocultas de la pobreza"
martinien.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 104
Martinien Moukete, de Camerún, trabaja con « la Asociación de Jóvenes Emprendedores de Bonassama » en la costa de Camerún. También es corresponsal del Foro por un Mundo sin Miseria. Tras la lectura del informe sobre las “Dimensiones ocultas de la pobreza” nos explica en este artículo cuánto se acerca el contenido de la investigación a lo que sus equipos están experimentando en el terreno.

Como « Asociación de Jóvenes Emprendedores de Bonassama » en la costa de Camerún, encontramos muy palpables estas Dimensiones ocultas de la pobreza en tiempos de la pandemia de Covid 19. Esto es lo que nos fascina en esta investigación de ATD Cuarto Mundo y nos lleva a felicitarla. Estamos contentos de haber podido trabajar este informe que nos inspira, más aún, nos empuja a desarrollar tres ejes principales de análisis de nuestra realidad camerunesa.

En primer lugar, el sufrimiento del cuerpo, el corazón y el espíritu es una realidad que experimentan los desplazados internos en Camerún. Las regiones Noroeste y Suroeste han sufrido crisis que obligan reiteradamente a algunas personas a desplazarse, abandonando todo lo que tienen, todas sus pertenencias. Se encuentran por eso en un entorno que no es el suyo. Sufren por el hecho de ser de habla inglesa y llegar a regiones de habla francesa, habiendo abandonado todo, sin trabajo y sin medios para sobrevivir. Además de eso, está el problema del idioma. Se sienten estigmatizados e incomprendidos cuando pasan y sienten que les miran de cierta manera, con malos ojos. Habiendo perdido ya todo, trabajo, vivienda y ahora incapaces de vivir, sienten francamente que no son aceptados. Vemos que no solo padecen un problema de vivienda, alimentación o educación, sino que es sobre todo un problema de integración. Sufren moralmente, es decir, en su corazón y en su mente.

Entonces nos damos cuenta también de la resistencia mostrada por la población en situación precaria. En un barrio precario de nuestra localidad hay jóvenes, niños y adultos también, que ellos mismos acondicionan su entorno porque se sienten abandonados y librados a valerse por sí mismos. Algunas personas nos dijeron que si no lo hacían, quedarían expuestas a inundaciones. Ya no tendrán vivienda y ni siquiera sabrán qué hacer.

Finalmente, el eje del maltrato institucional es un aspecto puesto en evidencia por la pandemia de Covid 19. En Camerún, hay poblaciones que no estaban informadas, ni siquiera preparadas, y sin saber qué hacer frente a la pandemia. Con nuestra asociación, fuimos a su encuentro en el terreno al ver que ni siquiera estaban informados de lo que pasaba, ni de las medidas de protección, sin ningún equipamiento de prevención ante la Covid que causaba estragos, simplemente porque vivían en barrios de difícil acceso.

A menudo, estas mismas personas no tienen voz. Son marginados a nivel municipal y son otros los que deciden por ellos. Recuerdo que una mujer nos dijo que, como no tienen un certificado electoral, su voz no cuenta. Además, tienen otras preocupaciones, no les interesa la política pública de su entorno, pero luego sufren abusos, no solamente de las instituciones, sino también de las personas adineradas que los rodean. Estos son claros ejemplos de abuso institucional. Sin embargo, hemos podido ver cómo ellos mismos han desarrollado sus propias estrategias.

Por todo esto hemos considerado algunas perspectivas que van en el sentido de las conclusiones extraídas de este informe de investigación de ATD Cuarto Mundo.

Pensamos revisar nuestra forma de actuar, para no abordar solamente las necesidades básicas, las cuestiones de la vivienda, el acceso a un trabajo digno o la búsqueda de algo para comer. Hemos pensado en organizar diálogos locales con ciudadanos de nuestra localidad para promover la convivencia y la integración de las personas desplazadas internas que vienen del noroeste y suroeste de Camerún.

Observando que estas personas que viven en situación de pobreza realmente tienen habilidades como se dice en el informe, queremos proponer la formación, capacitación y asociación de personas en situación de pobreza para el seguimiento de los proyectos municipales implementados en los barrios. También hemos pensado en el aspecto de aportes no reconocidos, para abogar por la economía social y la economía artesanal. Estas personas que tienen los medios, habilidades, hábitos, cualidades a desarrollar, por eso pensamos que es necesario promover este conocimiento local para tomar en cuenta de manera efectiva su participación en los planes de desarrollo local con la intención de lograr el acceso equitativo a los derechos sociales (educación, salud, seguridad, etc.).

Finalmente, pensamos en fortalecer la resiliencia manifiesta de las personas vulnerables y de los barrios populares. A pesar de que están expuestos a grandes problemas de todo tipo como el alcoholismo, la prostitución, etc. sigue siendo innegable que las personas que viven en situación de gran pobreza desarrollan cada día resiliencia frente a ella.

Martinien Moukete, « Asociación de Jóvenes Emprendedores de Bonassama », Camerún

Palabra clave :