“¿Cómo puede alguien que no siempre tiene para comer, pensar algo para el mundo?”
dessin_ciaf.jpg

Madres de familia que viven en barrios marginados, miembros del CIAF (centro Integrado de Apoyo Familiar) han vivido la experiencia de ese prejuicio. Reuniéndose alrededor de los OMD, por primera vez han logrado expresar sus profundos deseos de cambiar las cosas en materia de educación, salud y calidad de vida. Y Haber podido hacerlo les ha dado una imagen mucho más positiva de sí mismas.

Carla afirma que todos los niños y adolescentes deberían ir a la escuela, capacitarse en oficios que los preparen al mundo laboral, y el gobierno debería comprometerse más. Para la salud de las mujeres se necesitan cuidados durante el embarazo y más estudios: ¡que se alimenten mejor, que el personal de los hospitales y de los centros de salud sea más atento!

Adriana considera que se debería pagar mejor a los trabajadores para que puedan llevar una vida digna. En las escuelas, los alumnos no deberían pasar al año superior si no saben leer y escribir. Sobre la salud, “los centros son muy malos. No hay suficientes médicos para atender a la gente, uno llega al centro y es mal recibido por el médico y el personal de recepción. Pasa mucho tiempo entre una cita y la siguiente”.

Rosilaine piensa que se necesitan mejores escuelas, trabajo, casas, un servicio de salud que funcione. “Yo trato de cambiar las cosas en mi casa: en mi familia todo lo cuido, los animo a trabajar, a estudiar, a ser buenos ciudadanos solidarios, a dar buen ejemplo. ¡No es fácil, pero trato!”.

Valéria cree que hay que empezar por una verdadera reforma agraria. Hay que ocuparse de las familias más pobres: no hay que darles pescado, sino una caña de pescar y darles la posibilidad de pescar. Así las familias podrán desarrollarse juntas y los padres podrán ayudar a los hijos. En cuanto a la igualdad de género, debería darse desde la infancia entre hermanos y hermanas.

Solange añade que el gobierno debería invertir en la industria, así se crearían empleos. Para combatir el sida y otras enfermedades se necesitan preservativos, detección, más tratamientos y mediamentos gratuitos.

Aline, Eliete y Raiane, como las demás, han expresado su esperanza por los niños y el medio ambiente: “Hay que cultivar árboles y respetarlos. No hay que contaminar los ríos, no debemos ensuciar las calles, ni desperdiciar el agua ni la energía”. Para todo el grupo, es necesario invertir en infraestructuras de desagüe, de reciclado...

WILSON O., CIAF, BRÉSIL