«Era la valentía de nuestros padres la que nos alimentaba»
madagascar.jpg
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 83

En Ouagadougou, las palabras de Fátima resonaron: "A menudo no teníamos nada que comer, ni siquiera por la noche, pero a pesar de todo, íbamos al colegio. Yo sabía que era la valentía de nuestros padres la que nos alimentaba,
de lo contrario no hubiera sido posible."
Esto sucedió en marzo durante uno de los seminarios internacionales en el que los miembros del Movimiento ATD Cuarto Mundo y otros participantes (entre ellos padres de familia) trabajaron en la evaluación sobre el impacto de los Objetivos del Milenio para el Desarrollo. Este trabajo se desarrolló con la participación de familias en situación de extrema pobreza,contribuyendo así a construir propuestas constructivas para erradicar la violencia que implica la miseria. La educación surgió como una preocupación central.

Tanto en el norte como en el sur, las familias que viven en la extrema pobreza se levantan cada mañana con la preocupación de lograr hacer frente a las urgencias diarias y con esa angustia constante que los invade al preguntarse: “¿quién va asocia se con nosotros? ¿quién va apoyarnos en nuestros esfuerzos para que nuestros hijos puedan aprender, existir en la comunidad, formar parte del mundo, contribuir en el futuro?”.

En Burkina Faso y en otros encuentros, en Bélgica o Filipinas, los participantes declararon que para los niños muy pobres lo peor es que, casi siempre, el colegio no espera nada de ellos. Además del hambre, de viviendas inadecuadas, de amenazas de expulsión, los ingresos económicos irregulares, de la falta de documentos de identidad, que les destruye la confianza en sí mismos y los convence de que no son capaces de aprender. La experiencia y el coraje de los padres tampoco son oídos, su punto de vista no suscita la mayoría de veces ni interés ni respeto. Es así como se va abriendo la brecha en la que se hunden y se pierden tantos niños cuyo deseo es desarrollar y compartir su inteligencia su creatividad y la amistad que nos manifiestan.

El próximo 17 de Octubre, Día Mundial por la Erradicación de la Extrema Pobreza, reafirmemos juntos que es basándonos en la experiencia, el conocimiento de los niños, de los jóvenes y de los adultos quienes hacen frente día tras día a la miseria, que se deberían concebir, evaluar y realizar los proyectos y las políticas para poner fin a la miseria.

Isabelle Perrin, Delegada General
Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo
 

Palabra clave :