« Aprender a construir espacios de encuentro »
dalle_paris_2012
Carta a Nuestros Amigos en el Mundo 79

La miseria es el resultado de una ausencia de encuentros entre las personas en pobreza extrema y aquellas que no conocen esta situación. Por lo tanto hay que aprender a construir espacios de encuentro duraderos, pues ignorar la experiencia y la inteligencia de aquellos que viven en la miseria constituye un derroche inaceptable. Es una violencia hecha a la humanidad que la impide de realizar sus retos de un vida común basada en la justicia y la paz.

Para respetar la elaboración del pensamiento de cada uno se necesita tiempo, espacios donde no se termine nunca una frase en lugar de una persona que tiene dificultades en hacerlo; espacios donde no se interrumpa a nadie mientras reflexiona; espacios donde no se reformule nunca una idea que puede parecer confusa; espacios donde no se priva a nadie de su parecer; espacios donde no se tenga miedo de los silencios necesarios para la reflexión y la comprensión. Descubrirse los unos a los otros capaces de comprenderse es una fuente de alegría profunda y de confianza para todos aquellos y aquellas que se comprometen en esta actuación de crecimiento de los conocimientos.

Frente a familias que tanto hoy como ayer son desgarradas, desplazadas, forzadas al exilio o que viven en la miseria, son consideradas como extranjeras dentro de su propio país. Ante tantas familias que desaparecen de esta tierra sin que sus inteligencias, sus penas y sus esfuerzos, sus angustias y sus esperanzas dejen huellas, debemos luchar para que nuestros proyectos sean proyectos de reanudación familiar y de transmisión de generación en generación, para que los niños puedan resistir a la violencia aprendiendo de los esfuerzos cotidianos de sus padres.

Como en un ‘’granero’’ donde se conserva con mucho cuidado las semillas en previsión de la escasez, tenemos que preservar las historias de resistencia a la violencia de la miseria, las historias de valentía para construir la paz. Redoblemos esfuerzos con las personas y los grupos humanos menos oídos, para que las generaciones futuras saquen fuerzas e inspiración para sembrar la armonía y la paz cuando la vida es demasiado difícil.

Eugen Brand,
Delegado General del Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo

Palabra clave :